domingo, 17 de junio de 2007

EL ARTE DE FERRAN ADRIÀ


Desde hace unos días, la polémica sobre la inclusión de Ferran Adrià en la Documenta no ha abandonado la Opinión de los diarios o las tertulias radiofónicas. ¿Ha llegado el momento de cambiar el concepto de Arte? ¿O ha llegado el momento de que dé lo mismo a qué llamamos Arte? ¿O más bien ha llegado el momento en que nadie se atreve a llamar nada a nada?

Es la época del "todo vale", y así nos va.

Para empezar, habría que abandonar los prejuicios que nos llevan a pensar que si llamamos Arte a lo que hace Adrià, lo valoramos más que si lo llamamos de otro modo. Que Adrià es un hombre inspirado, con encomiables inquietudes innovadoras, nadie lo niega. También lo fue Maradona, por ejemplo. Y parece ser que Ronaldinho. Y quizás Nacho Vidal o Corín Tellado, en sus campos.

Cuando hablamos de arte, ¿a qué nos referimos? ¿Al impulso que le da origen, a los resultados, a la forma en que se recibe o percibe?

¿Somos todos artistas?

Mi abuelo, hace muchos años, inventó un ingenio asombroso mediante el cual hacía que llegara agua desde la casa al jardín. Todo el mundo en el pueblo copió aquel artefacto y todos cuantos lo adoptaban, sostenían: Es que Joan es un artista. Era un hombre original, es verdad, pero sus inventos tenían un carácter práctico absoluto.

La cocina de Adrià es Cultura, sin duda. Y es Historia, en efecto. Y es excepcional, maravillosa, inesperada, imprevisible, coherente e incluso divertida. Y muy cara, como el Arte si se quiere comprar.

Comer es una necesidad: que quienes tienen tiempo y dinero lo hagan especial, único e irrepetible no cambia la esencia del asunto. Uno de los grandes "qué" del Arte es que, sin ser en absoluto necesario, existe e insiste. Ésa es en gran parte su esencia: ser superfluo para la vida e imprescindible para el espíritu.

En la foto, el "Arte de la barbacoa en el jardín", con doradas y langostinos del mercado de Vinaroz. Las ostras, navajas, mejillones, espárragos trigueros, cavas y vinos no quisieron aparecer en la imagen.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Te crees muy graciosa no guapa? eh, con esa cara de fumar porros de pie y de rodillas, asi cualquiera es tan simpatica y tan graciosa como tu. Para artista yo, que cagando reproduzco tu cara sonriente. Buenos dias