martes, 2 de diciembre de 2014

CONVERTIRSE EN YOGUI


Shirhsasana
 
No es fácil comprender lo que supone el yoga si jamás se ha practicado. Hay diversos prejuicios en el mundo occidental que lo considera ejercicio fácil para personas perezosas (en comparación con la actividad frenética que se desarrolla en los gimnasios, por ejemplo), o algo reducido al ámbito de pretendidos iluminados que se pasan la vida haciendo OM.
Nada más lejano de la realidad.
Desde hace poco más de un año recibo casi a diario las clases de la Profesora Inma Ibáñez, y no solo he aprendido a realizar las al principio casi inverosímiles asanas sino también a meditar, a detener el pensamiento y a detectar las emociones.
Este año de aprendizaje me ha llevado a lugares insospechados, mucho más ricos, profundos e interesantes de lo que podía siquiera imaginar. He aprendido a conocerme mejor, a tolerarme mejor, a respetarme mejor. He aprendido a conocer mejor a los demás, a tolerar mejor a los demás, a respetar mejor a los demás.
Hay un mundo invisible al que se accede cuando nuestros deseos y nuestra voluntad pasan a segundo plano.
Hay un mundo invisible. Y está en éste. Al alcance de la mano.
El yoga es uno de los caminos posibles para llegar hasta él.

Trikonasana

Padahastasana

Halasana


Ubhaya Padangusthasana
 


4 comentarios:

Isabel dijo...

Sé de la dificultad de las posturas porque practico yoga, reconozco que últimamente no con asiduidad, pero es un ejercicio que me gusta mucho, da mucha paz.
Admiro tu elasticidad. Debe ser estupendo tener a la profe en casa.
Habéis sabido unir dos actividades de lo más gratificante.
Suerte y felicidad a las dos.

Flavia Company dijo...

Isabel:
Muchas gracias. Para mí ha sido un auténtico descubrimiento.
Besos de las dos. :-)

Tete dijo...

Ya te dije que me habias devuelto a ciertas cosas que tenía en pause....El otro día realicé mi primer saludo al sol después de casi dos años sin hacer Yoga y me gustó. A mi el yoga me enseñó que no todos tenemos que llegar al mismo sitio, que cada uno tiene su ritmo y nada que ver con quien está a tu lado....Y que no está permitido decir NO PUEDO.

Flavia Company dijo...

Tete:
El yoga enseña tanto tanto. Y a cada cual lo que más necesita. Es una escuela de vida, sin duda. Me alegra que empieces a recuperarlo.