miércoles, 19 de marzo de 2014

POR MIS MUERTOS EN "EL COSTURERO" Y EN "LLANURAS"

Como no puede ser de otra manera, me conmueve y me emociona que las personas que me acompañan durante una presentación, muestren su cercanía y su estar a gusto. Y lo agradezco. Por mis muertos que lo agradezco. ¿Cómo no voy a agradecer yo que alguien renuncie al Betis-Sevilla por venirse a escuchar cuentos?

¿O que alguien me regale un destornillador en plena presentación y que quien se fija en el detalle se sonría y luego lo cuente? 

Gracias, gracias, gracias.

NOTA: Le pudimos al Betis-Sevilla. Más abajo va la prueba. :-)

EL COSTURERO

http://elcosturerodeisabel.blogspot.com.es/

miércoles, 19 de marzo de 2014

336. Por mi madre

Cuando mi media naranja se apuntó a la presentación del libro, le dije: el que avisa no es traidor, te puedes aburrir y yo me quedo hasta el final porque a mí me encanta que me dediquen el libro, “un libro de una autora que me gusta como escribe, que la voy a escuchar por vez primera, y que el libro que presenta, cuando yo lo abra por la primera página, estará dedicado a mí”. En eso pensaba.
Pues vino, le echó valor, no vio el derbi Sevilla-Betis y vino, nos fuimos andando hasta la calle Regina, y cuando vi el lugar de la presentación, “La mercería”, me dije: es que no podía ser de otra manera, es que hace juego con mi blog “El costurero”. Lo encontré un lugar nuevo y viejo a la vez, como a mí me gusta, como la vida ¿o no vivimos todos los días con esta dualidad?
A lo que iba, que si sigo así no hablaré de lo que me interesa: el libro en cuestión, pero antes diré que, aunque me preguntó por el camino qué libro era, no le dije el título hasta que estuvimos sentados con la autora enfrente.
Por mis muertos


Hay mucha emoción en este libro de Flavia, pero no tristeza. Es un libro, yo diría, que optimista, como parece ser la autora, y es un libro vivido y trabajado porque sus palabras destilan vida y sabiduría, la mismas que se traslucían al hablarnos en su presentación. Ya se dijo en ella que se lee de un tirón, y a mí me pasó, no quise dejar nada para otro día porque el libro es mío y puedo volver a él siempre que quiera. De hecho, de un buen libro se disfruta más en su relectura porque surgen detalles nuevos que, imbuidos por la novedad, no se aprecian en la primera.
La pregunta que surge en algunas lecturas: ¿qué es realidad y qué ficción? Son respuestas que encontramos en este libro de cuentos. No voy a extenderme explicando de qué van, ni poniendo algún trozo de un cuento. Los libros forman un todo, como éste, y a quien le guste pensar sobre lo que lee, le gustará, lo demás pueden encontrarlo en su blog. Lo que sí espero es haber transmitido la sensación producida.
Y, porque, a pesar del título, se asemeja más a un brindis a la vida, brindo “Por los muertos” de Flavia Company; por mi madre, por mi Manué, mi media naranja; que me dijo en el camino de vuelta que le había gustado, que era una mujer de valía, y por eso me acordé de mi madre, que siempre me decía sobre alguien que ella admiraba: “es que vale mucho”.
_________________
LLANURAS
http://llanuras.es/agenda/articulos/narrativa/por-mis-muertos-juego-espejos-cervantes-compania/

Por mis muertos: Juego de espejos en Cervantes y Compañía

“Flavia tiene una constelación”. Lo dice su editor de Páginas de Espuma, Juan Casamayor. La constelación de sus obras, 3 publicadas ya con esta editorial, que incluyen espejos y fragmentos y que asoman unos en otros.
Flavia Company tiene también un destornillador. Se lo regaló la escritora Isabel González durante la presentación de Por mis muertos, su último libro de relatos, que tuvo lugar en la librería Cervantes y Compañía el pasado miércoles 12 de marzo. Además de Isabel, estuvo flanqueada por Karola Aikin, y entre las dos, ambas compañeras de profesión, trasladaron una penetrante y complementaria mirada sobre la obra.
¿Por qué un destornillador? Pues porque este es el objeto protagonista del cuento que enganchó a Isabel. Un relato que narra como el álter ego de Flavia, Andrea Mayo, presente en todo el libro, encuentra un destornillador y lo tira al contenedor… para pasarse el resto de la tarde comiéndose la cabeza por si era el arma de un crimen y la inculpan a ella.
A pesar de lo que su tétrico título pudiera sugerir, tienen un tono “luminoso y vital” que se mantiene a lo largo de las tres partes que componen la obra. Tríada en la que se descuartizan constantemente las relaciones con los otros. La primera, Lo juro, que confronta al individuo con la sociedad. La segunda, In memoria, está centrada en la familia. Y finalmente, en Herencia y elección trata al individuo frente a la pareja.
Intervino después Karola, para quien “Por mis muertos” ha sido ese laberinto de espejos que anunciaba Juan Casamayor, con reminiscencias a Alicia y su país de las maravillas. “La realidad es la ficción que cada uno elige”, dice recogiendo una cita del abuelo de Andrea Mayo en la obra. Flavia reconoce que su protagonista es una figura mediante la que el lector llega a la frontera entre ficción y realidad, entre la verdad y la verosimilitud.
Esta lectura más profunda no resta sencillez al libro. Isabel González cuenta que es un libro fácil de leer, que se devora, y avidez no dejó espacio para segundas lecturas. Explica Flavia que eso se debe a su interés por “recuperar la narración oral desde la épica actual de los héroes pequeños, que somos nosotros”. Y confiesa que le encanta que las personas que leen el libro sientan ganas de contar historias.
Durante la presentación el público estuvo a punto de ver cumplida tal amenaza, y hubo varios conatos de reventar el final de las historias. No se lleve, querido lector, las manos a la cabeza, que todo acabó con final feliz, contenidas las ponentes a duras penas, bajo la complicidad y la sonrisa de quienes, ya con el libro bajo el brazo, salimos de Cervantes y Compañía anhelando ser contagiados por las palabras de Flavia Company.

Por Verónica íñigo

6 comentarios:

Isabel dijo...

Voy un momento a mi blog antes de que se me vaya Internet y enseguida vengo a decirte que lo pasamos muy bien, aunque eso ya de nota; te he copiado la foto porque la quiero guardar de recuerdo.

Gracias a ti por venir a Sevilla y poder conocerte.

Un abrazo.

Francis Black dijo...

Ganarle a un Betis- Sevilla de Uefa tiene mucho merito.

Flavia Company dijo...

Isabel:
Me encantó conoceros. Mejor incluso decir "reconoceros". Fue como estar con viejos y buenos amigos. Abrazos a los dos.
Ese hombre tuyo mucho tiene que quererte oara andarte acompañando a presentaciones de libros en días tan señalados. Te lo meteces y mucho me alegro. :-)

Francis:
Ya te digo. Me parece tan humanamente milagroso.... Así somos. Qué bien. Abrazos.

Francis Black dijo...

¿A dónde va la corza escrita por el bosque escrito?
¿A tomar agua escrita
que refleje su hocico puntualmente?
¿Por qué alza la cabeza? ¿Escucha algo?
Se apoya en cuatro patas que la verdad le presta.
Mueve bajo mis dedos una oreja.
Silencio, esa palabra, susurra en el papel
como las otras y remueve ramas
por las palabras del bosque cansadas.
En la hoja blanca de papel acechan
letras que pueden componerse mal,
frases que pueden ser un cerco
y no habrá salvación.
En la gota de tinta un regimiento
de cazadores enfocan la mira
listos para correr pluma empinada abajo,
cercar la corza y preparar el tiro.
Olvidan que esto no existe
Otras leyes gobiernan el blanco sobre negro
parpadeará el ojo el tiempo que yo quiera
y podré dividirlo en pequeñas eternidades
llenas de balas quietas en el aire.
Por siempre, si lo ordeno; nada pasará aquí.
Ni una hoja caerá si no lo quiero
ni las pezuñas hollarán la hierba
¿Existe pues un mundo sobre el cual
soy un destino independiente?
¿Ese tiempo al que une la cadena de signos,
existe bajo mis órdenes constantes?
La alegría de escribir.
La posibilidad de eternizar.
La venganza de una mano mortal

Wislawa Szymborska (Kornik, Polonia, 1923-2012)
de Paisaje con grano de arena, Lumen, Barcelona, 1997

http://emmagunst.blogspot.com.es/2012/10/wislawa-szymborska-la-alegria-de.html



Flavia Company dijo...

Francis:
Wislawa es una de mis poetas preferidas. Qué grande grandísima.
Abrazos.

Francis Black dijo...

Si lo sé, yo conocía sus artículos recopilados en varios libros: "Lecturas no obligatorias" y ahora empiezo a leer su poesía, los libros, no poemas sueltos, me está gustando mucho.