viernes, 4 de mayo de 2012

EL PRINCIPITO




La casa parisiense de subastas Artcurial ha hallado dos páginas inéditas
de El principito, el cuento clásico del escritor francés Antoine de
Saint-Exupéry (1900-1944). Los textos, casi ilegibles, fueron descubiertos
entre varios manuscritos que un coleccionista envió a la casa para que
fueran tasados. Las dos hojas han sido valoradas en más de 65.000 dólares
(unos 50.000 euros) y saldrán a subasta el 16 de mayo. En el paquete de
manuscritos entregados a la casa de subastas también estaban 121 páginas
del libro Piloto de guerra (1942), estimadas en 250.000 euros.

Las páginas son del mismo material que Saint-Exupéry utilizó para el
original de El principito, un papel americano habitual durante la Segunda
Guerra Mundial, por lo que los expertos las sitúan en 1940 o 1941. La
primera de las dos hojas, amarillenta y con varias tachaduras, contiene
variaciones de los capítulos 17 y 19 del libro. En la segunda el autor
introdujo a un personaje desconocido: el primer hombre que el protagonista
encuentra al llegar a la Tierra. Según uno de los responsables de
Artcurial, Olivier Devers, han decidido llamar al nuevo personaje "el
crucigramista", ya que se encuentra buscando una palabra de seis letras
que significa "gargarismo", según se puede apreciar en el diálogo que
mantiene con el Principito en el texto inédito. La solución al enigma no
se encuentra en el texto hallado, aunque los expertos de la casa de
subastas creen que la palabra que busca el hombre puede ser "guerra".

Devers ha declarado que "al descifrar la ilegible escritura de estas dos
páginas", se dio cuenta de que se trataba de un pasaje de El Principito.
En el texto se menciona varias veces al personaje

Es la primera vez en 70 años que se descubre material desconocido de este
clásico de la literatura mundial, la historia del aviador perdido en un
desierto que se encuentra con un niño triste. El manuscrito original,
conservado en la biblioteca Pierpont Morgan de Nueva York, fue donado por
el escritor a la periodista neoyorquina Silvia Hamilton Reinhardt, amiga
de su traductor, cuando se disponía a viajar a África en 1943. Un año
después, el aventurero Saint-Exupéry desaparecía para siempre mientras
volaba con su avioneta.


http://cultura.elpais.com/cultura/2012/05/04/actualidad/1336130508_600561.html

10 comentarios:

Araceli Esteves dijo...

Pues puede que ese descubrimiento nos cambie a todos. Cual efecto mariposa, podría desencadenar extrañas mutaciones en quienes leímos la primera versión.
Parte de nuestra psicología puede verse alterada de forma irreversible con la aparición de nuevos personajes. Poca broma.

dintel dijo...

¡Qué interesante me parece!

Carlos J. Galán dijo...

Yo creo que es una especie de venganza póstuma de Saint-Exupery. Ha querido decir que su historia está aún abierta... después de que sus herederos autorizaran a A.G. Roemmers a publicar una especie de continuación, "El regreso del Joven Príncipe"...

Flavia Company dijo...

Araceli:
Yo he notado algo... no sé decirte... como una especie de alteración en mis sueños de esta noche... quizás había un crucigramista... El peligro del efecto mariposa está al acecho. La teoría del caos va a confirmarse. 2012: ¿no era el año final? Quizás tenga que ver con este tema. Jajajaja. Me ha encantado tu comentario.

Dintel:
A mí también me ha parecido muy interesante. Es como una carta póstuma. Me inriga.

Carlos:
Los ha puesto en su lugar, sin duda. El tiempo lo pone todo en su lugar. :-) Besos.

Verba volant, scripta manent dijo...

Me parece increíble. Los escritores nos siguen sorprendiendo incluso después de su muerte! No obstante, creo que estas dos páginas son tan valiosas que no deberían tener precio alguno. Un beso.

Flavia Company dijo...

Verba volant:
Bien visto. Sin duda, no tienen precio sino valor. El precio lo pone la avaricia de quienes se sienten dueños de ellas. No creo que al autor le gustara que fueran objeto de subasta. Y quizás tampoco desearía que salieran a la luz. A fin de cuentas, fue él mismo quien las descartó, ¿no?

NáN dijo...

Nunca me gustó. Me alegro ahora de haberme ahorrado leer dos páginas más.

Dante Bertini dijo...

Este/a Nán no es humana/o...o pretende epatar a tus lectores.

Verba volant, scripta manent dijo...

NáN, en ocasiones las cosas que nos desagradan son las que nos enriquecen más. Dudo que hayas ahorrado algo.

Flavia Company dijo...

Nán:
Conociéndote como te conozco, paréceme mentira que no te guste El principito. :-)

Dante:
Es que Nán es un rebelde. Casi siempre con causa, debo decir.

Verba volant:
No podría estar más de acuerdo con tu comentario.