domingo, 16 de mayo de 2010

SER EPITAFIO

Estaba el otro día llegando a puerto en el inefable Proteo cuando, de pronto, sonó mi móvil. Y en contra de mis hábitos -cuando navego no hablo por teléfono-, atendí.
Era una llamada del "más allá". Me explico: quien telefoneaba era una maestra encantadora a quien había conocido dos años atrás gracias a mi visita a su escuela de primaria, en Vilafranca del Penedés, para charlar con su clase acerca de mi libro infantil "El llibre màgic" -se trataba de niños de nueve años, más o menos, y creo que fue allí donde una niña, con los ojos muy abiertos, me preguntó: "¿Tú duermes?".
La cuestión es que Anna, la maestra, me llamaba para algo insólito: me pedía permiso para citar -cincelar- una frase de mi novela "L'illa de l'última veritat", en la lápida de la tumba familiar. Como es natural, me impresionó y halagó a un mismo tiempo su petición y por supuesto accedí a que así lo hiciera.
La lápida en cuestión tiene una larga historia que, como estaba yo navegando, no pude escuchar por teléfono, de modo que le pedí que me la contara en un mail. Lo hizo, y no tiene desperdicio. (Os copio su carta, en tres fragmentos, en los comentarios).
****************
PETICIÓN: En su mail, Anna pide que opinemos acerca de cuál de las dos frases que ha elegido es adecuada para la lápida y cuál para el recordatorio. ¿Podéis por favor dejar apuntada vuestra opinión?
Frase A: "Quizás la muerte es lo mejor de la vida. Habrá que verlo".
Frase B: "Hagamos lo que hagamos acabaremos muriendo. Vale la pena hacer lo que deseemos, ¿no?"
Yo voto la A para la lápida y la B para el recordatorio.
****************
Hay algo extremadamente íntimo y halagador en que una persona viva elija para su tumba las frases de otra persona viva. Y en que desee que la autora de las frases dé su consentimiento. Se trata de un lazo indisoluble, un lazo elegido para la eternidad.
Es completamente distinto a escribir una misma la frase o a elegir la de un autor ya fallecido y por supuesto célebre. (Mi editor bromea conmigo y me llama Lord Byron y Rabindranah Company).
En fin, la vida, por suerte, no deja de sorprendernos.

25 comentarios:

Flavia Company dijo...

AMIGOS Y AMIGAS, AQUÍ OS COPIO, EN FRAGMENTOS SUCESIVOS, (CON SU PERMISO, CLARO) EL MAIL QUE ME ENVIÓ ANNA CON LA HISTORIA DE LA LÁPIDA. FASCINANTE LOS RECOVECOS DE LA VIDA, ¿NO?

Hola Flàvia!

Em dic Anna Pujol. Ens varem conèixer el maig de 2008 quan vas venir a l´escola Montagut de Vilafranca del Penedès a fer un fòrum de lectura per als "meus alumnes" de 3r de Primària.
Aleshores haviem llegit "El llibre màgic".
Personalment, em va agradar molt la teva manera de ser. I sobretot, la forma planera i animada amb la qual contestaves les preguntes dels nens i nenes.
Vam passar un matí molt agradable. I abans de marxar ens vas deixar els records de petits escrits i la teva signatura en els nostres 27 llibres.
Encara conservem la fotografia que ens vam fer tots plegats al bell mig del nostre pati-bosc!


Ara he llegit la teva darrera novel.la per a adults: "L' illa de l'última veritat". I m´ha agradat molt.
M´ha agradat perquè parla del mar, que és una de les meves passions. I també perquè de tant en tant afegeixes pinzellades psicològiques. És a dir: oracions que fan pensar.
D´aquestes frases n' hi ha unes que m' han robat el cor i que desitjaria utilitzar per embellir, si potser encara més, el
recinte del cementiri de la meva Vila.

Flavia Company dijo...

M´explicaré.
Resulta que ara farà 7 anys que el meu pare, Albert Pujol Figueras, es va morir. Ell va ser enterrat al cementiri de
La Múnia (Castellví de la Marca); on hi tenia enterrada la seva mare; la meva àvia.
Va ser aleshores, remenant papers, que van sortir les propietats de dos nínxols del cementiri de Vilafranca.
La meva mare, Núria Montaner Socias, va decidir que una propitat la regalaria a la germana del meu pare. Perquè sempre havia dit, la tieta Montserrat, que li faria il.lusió ser enterrada amb el seu pare.
I jo li vaig demanar que em donés l´altre nínxol perquè sempre m´havia agradat tot el conjunt arquitectònic d´aquell recinte i, a més, li vaig explicar el meu desig de ser-hi enterrada quan m´abraci la mort. I me' l va regalar.
Allà també hi ha una zona ajardinada que fa goig passejar-hi i moltes curiositats. Entre elles la tomba de l´escriptor
Narcís Ollé o el conjunt monumental dedicat als caiguts durant la Guerra Civil; entre ells el meu besavi afusellat.
Ah! per cert, s´organitzen visites guiades i comentades des de l´Ajuntament els caps de setmana.

Flavia Company dijo...

I van passar mesos... Fins que un dia em vaig decidir anar al recinte 2, secció 7, planta 2. I hi vaig veure una làpida gravada en la qual s´hi llegia:

" Aqui descansan los restos de
Victoria Marcé
Vda. de Pujol
Falleció en 18 febrero 1893 "
Això em va sorprendre moltíssim perquè segons constava en el meu títol de propietat, no hi havia cap registre d´inhumacions en aquell nínxol (¿?).

Així que durant un temps he investigat qui podia ser aquella dona. I he descobert que el seu nom complert era Victoria Marcé Mestre. Que va nèixer l´any 1826 i que havia estat casada en segones núpcies amb un avantpassat meu, en Josep Pujol Almirall. Del qual va tenir dos fills, el Vicens i el Josep Pujol Marcé. I que va demanar al seu fillastre Pere Pujol Rovira que part de la seva legítima li donés al seu fill Vicenç per a poder viure i estudiar a Barcelona mentre feia la carrera de medecina. I així va ser.
També he descobert on va morir el dia 17, el dia abans de ser enterrada. Per què es conserva una partida de defunció en el registre de la parroquia de Sta. Maria de Vilafranca. En aquella nota consta el nom dels seus pares ("Pablo y Teresa"), l´adreça on va rebre els sants sacraments (C/ Glascar, 10. Antic carrer de "Los Cordeleros" perque com que fa molt pendent, antigament, hi tiraven carrer avall els rodets amb els fils per després poder anusar millor les cordes; si no tinc mal entés). I que va morir de mort natural als 70 anys.
Però aquí s´acaba tota la investigació. Perquè no consta, ni als documents de la secció dedicada al cementiri de l´ajuntament de Vila,ni a l´Arxiu Comarcal del Penedès, ni a la parròquia de Sta. Maria, que fos enterrada en el cementiri.

Hi ha moltes persones que he conegut durant aquesta recerca. Alguns acaben dient que segurament s´ha perdut aquest document. I assenyalen els incendis a l´església durant la Guerra Civil ,com a causa quasi segura.
Tot i que també m´he trobat qui m´ha fet el comentari que a vegades els papers es perden perquè no se´n fa un bon registre.


Bé, ara que ja se qui hi pot haver enterrada al "meu nínxol" he decidit, 11 de maig de 2010, obrir la tomba i recollir i guardar les restes. Si n´hi han !
També vull quedar-me la làpida de la Victoria Marcé i guardar-la a la masia de Cal Pujol.
I finalment, he decidit posar-ne una de nova i a la vegada contribuir a embellir el Cementiri Patrimonial de Vilafranca.

És per aquesta raó que m´he posat en contacte amb tú, Flavia. Perquè em donis permís per a gravar a la nova làpida
un trosset del teu llibre i un altre trosset escriure'l a la tarja del recordatori.

Tinc dues parts que m´agraden.
No se quina tallar a la làpida i quina imprimir al recordatori.
Potser els lectors del teu bloc em poden ajudar a decidir-me.

Els textos són aquests:
A) "Potser la mort és el millor de la vida. Això s´haurà de veure" (pàgina 18).
B) "Fem el que fem, acabarem morint.
Val la pena fer el que desitgem, no?" (pàgina 35).


NOTA: Flavia no tinc ni idea de com es poden comptabilitzar els vots cap a un o altre text, per a poder escollir quin es gravarà a la làpida. I tú? Pots ajudar-me? Gràcies.

Francis Black dijo...

La A en la Lapida pues creo que el :"Això s´haurà de veure" te da cierta esperanza de continuidad y al leerlo la gente puede pensar , vale ya lo veremos pero mientras te sirve la targeta de recordatotio :Fem el que fem, acabarem morint.
Val la pena fer el que desitgem, no?" Que como recordatorio funciona bastante bien.

Si lo haces al contrario la sensación de tristeza es brutal y estas cosas aunque se pongan en los muertos son para los vivos.

Flavia Company dijo...

Francis:
Estamos totalmente de acuerdo. Van 2 votos a favor.

civisliberum dijo...

Jo diria que la B, li trobo una actitud mes positiva per la vida, davant la A que es com un esperar i veure.

Carol Blenk dijo...

Mi voto es:

Lápida: frase B
Recordatorio: frase A

A mí la A me entristece un poco, me gusta más la B, por eso voto para que se quede en la lápida, es más carpe diem.

Lo de Rabindranah Company es muy bueno, jajaja.

Es la votación más surrealista que he hecho en mi vida :)

Paola Vaggio dijo...

Lo he imaginado como si fuera una película. La pantalla dividida en dos: en un lado, tú navegando, y en el otro, la profesora Anna llamándote. Rollo videoclip.

Me gusta tanto la Frase B que la pondría en el recordatorio y en la lápida. "Hagamos lo que hagamos acabaremos muriendo. Vale la pena hacer lo que deseemos, ¿no?" Es como un último mensaje del difunto, cumplid vuestros sueños... yo lo hice. Me gusta. En cambio, la frase A me da un poco de pena, como si no hubiera sido feliz en vida.

Aún así, voy a votar por la frase A en la lápida y la B en el recordatorio, porque la tarjeta siempre acaba apareciendo cuando ordenas papeles y, en un momento dado, esa frase puede cambiarte el rumbo. Beso!

Isabel González dijo...

A: Lápida perquè voindria a dir algo així com " ha arribat l´hora de comprovar-ho"

B: Recordatori, perquè ve a ser com auna reflexió final amb la mort propera que es vol deixar per si algú se´n vol fer servir. És una mena de recomanació de vida.

Una abraçada Flavia

Flavia Company dijo...

Civisliberum:
Empieza la polémica, jajajaja. Bueno, la verdad es que tu punto de vista es interesante, sin duda. Habrá que pensárselo.

Carol:
Pues no eres tú sola, ya ves. :)
Como votación no está mal de nivel surrealista, es cierto, jajajajaja.

Paola:
Es que a ti imaginación no te falta, eso queda claro.
Apuntado, pues. Y seguimos. Abrazote.

Flavia Company dijo...

Isabel:
Van los votos igualados, ¿eh? A ver qué decide Anna, pues. Gracias por dejar tu opinión. Y otro abrazo para ti.

Francis Black dijo...

¿y La opción C ?

Flavia Company dijo...

Francis:
Tú siempre tan rebelde, ¿eh? Jajajajaja.

Marta dijo...

Voto la A para la lápida y la opción B para el recordatorio.

¿Mi motivo? Que leer "Potser la mort és el millor de la vida. Això s´haurà de veure" en una lápida me haría sonreir. Y eso siempre es de agradecer (sobretodo en un cementerio)

gema dijo...

A mí también me gusta:
A: para la lápida
B: para el recordatorio.

Beso fuerte

dintel dijo...

Qué sensación más bonita.

Flavia Company dijo...

Marta:
Ciertamente, sonreír en un cementerio es una buena forma de pasear por él.

Gema:
¡Anotada tu opción! Gracias. :)

Dintel:
Sin duda. :) Un abrazo.

Araceli Esteves dijo...

A mí la opción A también me parece la mejor. Está bien que las lápidas coquetéen con el sentido del humor. Como aquel epitafio que mandó escribir sobre su lápida un hipocondríaco: ¿LO VEN?

annaiprou dijo...

Al leer esta historia i ver mi nombre y apellido en ella he pensado: pon atención Anna, que esto traee algo para ti... he cerrado los ojos y ya ves, me he visto paseando por un callado cementerio colgado de una colina con vistas al mar (de lejos un velero... ) Y detenida delante de una preciosa lápida he leído: "Potser la mort és el millor de la vida. Això s'haurà de veure"...

NáN dijo...

Teniendo en cuenta que la lápida es para siempre y para todos, mientras que el recordatorio se guarda y es para pocos, el sentido del humor, de desafío, de la A me lleva a votarla para la lápida. Cuando buenamente puedo, me gusta visitar a "mis" muertos y pasear un poco por el cementerio. Una lápida así me haría sentir que estoy delante de alguien especial. Sonreiría y me sentiría agradecido.

Flavia Company dijo...

Araceli:
Parece que ésta va siendo la opción más votada... Sí, estoy de acuerdo contigo, coquetea con el sentido del humor, tal cual.

Annaiprou:
Una imagen de mucha paz, ¿no?

NáN:
Sí, sí, es una lápida que hará sonreír.
Un beso, amigo.

Antonia dijo...

Lo tengo muy claro.
La B para el recordatorio, es más, para tatuártelo en la frente (aunque sea por dentro). Un pensamiento la mar de positivo.
Tampoco estaría mal en la lápida, pero la frase A, que en principio parece algo triste, desencantada, tiene un puntito que me encanta, de “nunca se acaban las posibilidades”.
Puesta en la misma tumba, resulta reconfortante ante el dolor, consuela y hasta abre puertas.
Un saludo desde Murcia

Flavia Company dijo...

Antonia:
Parece que te unes al grupo que ya a estas alturas es mayoritario. Bien. Y vamos siguiendo. Un abrazo fuerte.

Carlos J. Galán dijo...

Si se entera Nieves Concostrina, una periodista que lleva años recopilando historias de este tipo (http://www.esferalibros.com/libros/libroportada.html?libroISBN=091820419283), fijo que te saca en su próximo libro: la escritora a la que le pidieron permiso para usar una frase suya como epitafio y lo sometió a votación de los lectores... :-)

Flavia Company dijo...

Carlos:
Pues nada, avísale, avísale y le cuento más. :)