lunes, 26 de abril de 2010

DESPUÉS DE SANT JORDI

Menchu Genové me hizo esta foto en una de las librerías en que estuve firmando el día de Sant Jordi y, como se ve, estaba muy contenta.
No es de extrañar. Me pasaron cosas increíbles, la primera de las cuales fue la sensación de que mi escritura había pasado, por lo que a distribución se refiere, de la categoría "droga" a la categoría "aspirina". Me explico: hasta el momento había tenido siempre la sensación de que conseguir mis libros era tan difícil como hacerse con una de esas sustencias que se esnifan o se inyectan, se beben o se ingieren, se fuman o se aspiran y que le cambian a una el estado anímico, la percepción de la realidad (a poco que se piense, las drogas tienen efectos parecidos a la literatura). Este año, en cambio, mi novela (solo la recién publicada, tampoco alucinemos; las demás siguen perteneciendo a la distribución prohibida y secreta) estaba en todas partes y a la vista, como el ibuprofeno, el whisky o las tiritas.
*****
Para los que el año pasado leísteis la historia de Joan: Ha venido. Vino casi a última hora, acompañado de Lourdes y de su hijo. Me quedé anonadada. Fue la dedicatoria más feliz del día.
Nos emocionamos.
****
Vino también a verme una alumna a la que le daba clases de repaso cuando tenía 17 años (cuando yo tenía diecisiete años, quiero decir; vino con su bebé de dos meses, Pau; me encantó verlos).
****
De pronto se presentó un señor que dijo con voz segura y firme: "Anda, fírmale un libro al primer maestro que tuviste en España". Y en efecto, era el primer maestro que tuve en España, a mis 9 años.
****
Vinieron amigos a quienes no veía desde hacía tantos tantos años. Algunos, precisamente, desde las juergas de los 17...
****
Muchos desconocidos y desconocidas dejaron de serlo. Los conocí por sus miradas, por su modo de hablarme, y ahora sé que están ahí y que escribo para ellos también. (Cada vez somos más; viva el fenómeno aspirina, jajajaja).
****
Y en fin, qué decir de mis amistades, que un año más me acompañaron, como si se tratara de una visita con relevo, en cada uno de los lugares por los que aparecí. Gracias, de todo corazón.
Y seguimos, seguimos, seguimos.

15 comentarios:

Anne Bonny dijo...

No llego a imaginar lo que debes sentir firmando libros en San Jordi, pero sin duda ver que algo que ha salido de tus entrañas, un libro con tu nombre en la portada y con tu sangre y tus horas en cada página.....

Debe ser como una inyección de adrenalina, no ?

Me alegro. Enhorabuena.

Los sacrificios, a veces, dan buenos resultados, y se olvida la parte dura y sólo queda el buen recuerdo.

Anne
Desde mi isla saturada de pulpos

:-)

Francis Black dijo...

Yo creo , teoría patillera aviso , que la firma de libros tiene gracia si consigues una cantidad de visitas suficientes para poder hablar sin que exista una cola , lo de las colas super bestias da un poco de " angunia" ves que el escritor ( los espío) sufre porque tiene que ir rápido y el lector entre los nervios y la gente esperando le sabe a poco. Me recuerda a los programas de radio de participación que llama un tío y lo primero que le dicen es , "sea breve que hay mucha gente que quiere intervenir", esta bonita frase repetida a cada interviniente es al final la que se come todo el tiempo, es de cajón , pero bueno.
Así que tu estas en la medida buena, en la que te pueden pasar cosas , si tienes a 100 esperando es más difícil. Me alegro que fuera tan bien.

Flavia Company dijo...

Anne:
Pues bueno... la verdad es que la satisfacción de encontrarse con los lectores es muy especial. Un cosquilleo distinto a los demás.
Muchas gracias por tu enhorabuena.
A ti también, por cierto, ahora que has aprendido a pescar y ya no te ves obligada a pasar nada de hambre. :)

Francis:
Cierto, cierto. Poder hablar con quienes se llegan a verte es imprescindible. Gracias por estar ahí. Va este abrazo. ;)

Carol Blenk dijo...

Ummm... "Retrat de la Ràpita" y "L'apartament" siguen siendo difíciles de encontrar a no ser que te busques la vida (yo aún no los he conseguido!)

Para los lectores también es emocionante tener la suerte de ver a los autores tan cerquita y, aunque sea por unos minutos, intercambiar un saludo o algunas frases.

Que te veamos muchísimos Sant Jordi, Flavia!

Besos!

Paola Vaggio dijo...

Visto así, me atrae más la droga difícil de encontrar, jaja, pero un ibuprofeno te salva los lunes por la tarde. Fue genial poder saludarte en Sant Jordi. Es verdad, tu libro estaba en todas las paradas, lástima que ya lo tenía, me daban ganas de comprármelo una y otra vez. Se te ve contenta y guapa en la foto. Un beso.

Carlos J. Galán dijo...

Hay muchos escritores para los que el contacto con los lectores sólo es interesante porque les alimenta el ego escuchar elogios.

Hay muchos escritores para los que el contacto con los lectores es un mal necesario que hay que soportar: son colas para la firma, significan número de ejemplares vendidos, y cosas así. Cifras al fin.

Y a ti sin embargo te gusta sinceramente -se te nota- que haya comunicación, feedback, ver las caras, los sentimientos, las historias humanas, de aquellos que leen tus páginas, saber quién está al otro lado.

Desde el principio -sabes que lo dejé escrito- me gustó tu autenticidad, indisimulable como la alegría de la foto. Hay una parte de la Flavia persona que lógicamente no conocemos porque no forma parte de su vida pública -y haces bien-, pero la que escribe es la misma que vive, de ninguna manera hay una Flavia persona y otra Flavia personaje público, como pasa en el caso de muchos autores, eres la misma.

Rara avis en tu mundillo literario y editorial. Pero una suerte para nosotros.

Besos

Sílice dijo...

Querida Flavia, me habría gustado pasar para verte, pero yo también estuve por Las Ramblas firmando algunos ejemplares. Como tú bien dices, la distribución de los libros no es ninguna maravilla. Los mios, si los pides te los traen, pero de ahí a verlos en "mogollón" como los de otros autores hay un abismo. Yo estuve en la mesa de SETBA, la galería de arte donde presenté mi último libro de poemas:La Poesía es una enfermedad cardiovascular.
Entra si quieres en mi blog y verás algunas fotos. ¡Quizá algún día podamos vernos! Espero y veo que todo te va muy bien.
Un abrazo.

Inma

Bloggolb: http://siliceamni.blogspot.com/

Flavia Company dijo...

Carol:
Pues bueno... es lo que tiene la droga dura... jajajaja, que va muy solicitada, juajuajuajua. No sé yo cómo hacerse con esos libros... Creo que el de Retrat se puede conseguir pidiéndolo directamente al ayuntamiento de la Ràpita. Y el otro... contactando con Mobil Books, que está en Gran Vía y seguro que tiene web o sale en google...
Me encantó veros por allí. Gracias por acompañarme. Y eso espero, que nos veamos muuuuuuchos máaaaaaas.

Paola:
Vosotras contribuisteis a que estuviera contenta, you know!
Besos.

Carlos:
Ruborizada me tienes, y sabes que lo dig en serio. Gracias. Un abrazo grande.

Sílice:
La cuestión se seguir adelante. No importa la cantidad, ya sabemos. ¡Un saludo!

Anónimo dijo...

Hola Flavia, aunque no te vimos el dia de Sant Jordi, te pudimos desear mucha luz a primera hora de la mañana. Tus libros no se veian solo en los "stands" de las librerias, sino también en las mesas de los bares mientras sus propietarios feient una cerveseta, osea ya adquiridos y nos llenábamos de alegría !!!.
Por cierto muy interesante la acuarela en blanco y negro de Carolina Cazón y la cajita/objeto en la Galeria A-34. a ver si podemos ver más. Un abrazo.
Remei

NáN dijo...

Jua, juá, es buenísimo lo de pasar de estupefaciente oculto a aspirina omnipresente. Buenísima la descripción y buenísimo que suceda así. Y no ha caído del cielo a la primera de cambio: hay detrás un montón de libros, una perspectiva, una voz propias. Es el precio de la independencia. Y ya tocaba empezar a recibir.

Me alegro un montón (o dos).

Flavia Company dijo...

Remei:
Muchas gracias, qué buena noticia compartir mesa con las cervecitas, jajajaja.
Y sí, sí,no hay duda: la obra de Carolina Cazón es muy potente. :)

Nán:
Me intranquiliza, no creas. ¿Habré perdido rebeldía, atrevimiento? En fin... jajajaja. De todos modos, reconozco que es un placer indescriptible descubrir que, si alguien quiere tu libro, solo tiene que ir y comprarlo. (Con el resto de mis obras el periplo resulta toda una aventura, cada vez, como tú bien sabes, amigo querido).

Francis Black dijo...

Ayer te vi en la tele , en el Continuara , estaba mirando el Fútbol cambie y hostia la Company, pero lo pille al final, paseando por la playa.

gema dijo...

El fenóneno aspirina a veces tarda en llegar, pero a veces cómo en este caso llega...
Y siempre se ha dicho lo importante es continuar, seguir en la brecha, y en tú caso, hacer algo que te gusta y nosotros poder disfrutar con tú escritura.

Y qué sepas que estar en la prohibido y secreto tiene su encanto!
Bueno, más qué encanto!.

Beso fuerte y me alegro de tú éxito.

Nora Almada-Poramoralarte dijo...

Grande, Flavia!!!!!!

Flavia Company dijo...

Francis:
Acabo de colgar el link en el blog.

Gema:
Muchas gracias. Y seguimos, claro que sí. Adelante.

Nora:
Grande, Norita!!!!!!