miércoles, 18 de febrero de 2009

CÓMO LEER A FLEUR JAEGGY

"Y en el espejo sus ojos cristalinos, impregnados de fe, concisos como un epitafio": es una de las fantásticas frases de este pequeño gran librito.
Esa concisión de epitafio, mezclada con la profundidad de una mirada inteligente, da su carácter a la narrativa de Fleur Jaeggy. Una autora excepcional. Nacida en Zurich y educada en alemán, escribe sin embargo en italiano -razón por la cual pude yo gozar traduciendo su "El temor del cielo", relatos publicados hace años, también por Tusquets.
Cómo leer a Fleur Jaeggy, pues, en mi opinión:
-En primer lugar, siéntese. No la lea de pie, por ejemplo en el metro, o mientras espera un autobús. No. Siéntese y, a ser posible, con comodidad. Necesitará usted apoyarse, en algunos momentos, para pensar con parsimonia en lo que acaba de leer.
-Intente rodearse de silencio. Quite la música de fondo, apague el móvil, descuelgue el teléfono, deconecte si puede el timbre de su casa. Jaeggy pide recogimiento y concentración. Interrumpir su lectura -este libro tiene sólo 118 páginas de letra grande- sería absurdo.
-Olvídese de todo lo que ha leído y de todo lo que va a leer. Jaeggy es distinta. Tiene su mundo y lo muestra a su manera.
-Procure visualizar lo que lee. La sensualidad de Jaeggy es de escándalo, y contrasta sobremanera con su prosa escueta y desnuda.
-Si puede, léase algunos fragmentos en voz alta. Va a disfrutarlos. (Si puede, sobre todo, léala en italiano, claro).
-No tenga prisa. La brevedad de Jaeggy es producto de un gran esfuerzo de síntesis. Nuestra lectura debe desplegar lo que ella tan bien ha enrollado. Hay que tomarse tiempo. Masticar, paladear, ingerir, rumiar.
-Para acabar: si no conocía a Fleur Jaeggy hasta ahora y la lee a causa de este post, sepa que me estará eternamente agradecido/a. :)
"Los hermosos años del castigo" es una nouvelle, ese género tan adecuado para los tiempos veloces que corren, y trata de las fronteras: las que separan la cordura de la locura, la belleza del horror, el cautiverio de la entrega, la crueldad de la rigidez. Esas fronteras, las más difuminadas, las menos ciertas, las de la duda. Una joya.

12 comentarios:

Francis Black dijo...

Yo tengo tu traducción de: El temor del cielo, compre el libro cuando salio y lo leí. Hace tiempo comente algo de esta escritora pero no recuerdo con quien ni donde creo que fue en algún Blog.

Es una literatura de hiela bastante yo la recuerdo así, como protagonizada por Isabelle Hubert.

Flavia Company dijo...

Isabelle Huppert sería una muy adecuada intérprete para Jaeggy, sí señor, bien visto.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Flavia,
Gracias por tus exquisitos consejos para leer a Fleur Jaeggy. Con ellos es imposible no leer el libro. No la conozco, pero, después de leerte a ti, tengo el deseo y la obligación de leerla a ella, y más, siendo una traducción tuya.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Flavia,
Se me acumulan los libros para leer. No me va a quedar tiempo para dormir. Después de que haya leído "Con la soga al cuello", ¿por cuál empiezo de Fleur Jaeggy, por "El temor del cielo" (traducido por ti), o por el que nos aconsejas ahora, "Los hermosos años del castigo"?

Soledad Sánchez M. dijo...

Hola Flavia, llego a tu blog desde el de Antonio Martín Ortiz (acaba también de comentarte). Estupendo tu espacio. Volveré con calma para leerte. Y gracias por la recomendación; leeremos "Los hermosos años del castigo".
(magnífico profesor, magnífica alumna).

Un beso.

Soledad.

winsta dijo...

Éste ya lo leí, Flavia, en la edición de Tusquets del 91. (Me gusta más la portada de entonces que la de ahora. Refleja más la frialdad del ambiente y el distanciamiento de la escritora.)
Luego, lo he releído varias veces.
Me gusta especialmente el comienzo.
Un gran libro, sí.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Ya lo ves, Flavia, se ve que hay personas que hablan muy bien de nosotros. Yo, en mi modestia, es decir en mi inmodestia, y pensando que hay que cultivar la propia autoestima (redundancia, por la etimología), pienso que nuestra común amiga Soledad Sánchez, tiene toda la razón del mundo. No seré yo el que vaya a contradecirla.

Muchas gracias, y un beso, para ti, Soledad.

PS.: Y otro para ti, Flavia

Antonio

Flavia Company dijo...

Antonio:
El libro que traduje yo son relatos; éste del que hablo aquí, una nouvelle. Los dos muy interesantes.

Soledad:
Bienvenida y muchísimas gracias por dejar tu generoso comentario.

Winsta:
Me gusta que coincidamos, pues. También en lo de la edición: más bonita aquélla.

Miguel dijo...

Hola Flavia, felicidades por tu blog. Yo personalmente he de decir que la experiencia de leer a Fleur Jaeggy ha sido un poco decepcionante. Aunque la voz femenina de la narradora era estimulante, la narración en sí poco me decía. Aunque sí que es cierto que la mayoría de los miembros de mi club de lectura discrepaban conmigo.

Un cordial saludo.

Flavia Company dijo...

Miguel:
Pues ya lamento que no te haya entusiasmado. Pero bueno, todos tenemos nuestros escritores o escritoras preferidos, nuestro modo de leer y de buscar... esas cosas. Saludos y gracias por pasarte por aquí.

Anne (Cabo Leeuwin) dijo...

Vaya Flavia, estás por todas partes :-)

Voy siguiendo las huellas en la nieve de Fleur Jaeggy, buscando una forma de empezar a volar en sus libros y ....de repente apareces tu y este post "Cómo empezar a leer a FJ ?


Voy a seguir tus consejos y entrar en lo que espero que sea un Universo que me atrape.

Grazie mille.

Anne

Flavia Company dijo...

Anne:
Es que traducirla fue uno de los tabajos más felices que he tenido la suerte de hacer. Beso, ;)