lunes, 1 de diciembre de 2008

VIENA

He estado unos días en Viena. Por primera vez. Justo esta semana pasada, que ha hecho tanto frío. Y me ha encantado; tengo muchísimas ganas de volver. Ahora que he aprendido a viajar, no pararía.
Estuve por casualidad -o no, pero esto sería más largo de explicar y habría elementos mágicos difíciles de argumentar- en un concierto de órgano en la iglesia de St. Peter. La intérprete, Renate Sperger. El repetorio, como no podía ser de otro modo, incluía la Toccata Und Fugue in d-Moll de Johann Sebastian Bach. Pero incluía también algo más interesante desde el punto de vista de la experiencia: La Nativité du Seigneur de Olivier Messiaen.
Messiaen fue organista. Y más cosas: entre otras, ornitólogo. Y lo que sorprende hoy en día al escuchar sus obras es que, de alguna manera, parecen producidas por un montón de pájaros enloquecidos -al estilo de los de Hitchcock-, unas bestias asustadas que no consiguen ponerse de acuerdo, que vuelan en direcciones distintas y que chocan unas con otras y caen con estruendo y temen y huyen y sufren.
Olivier Messiaen era hijo de una poeta y de un traductor de Shakespeare. Y fue padre de pájaros. Es estremecedor escuchar lo que les ofreció decir.

39 comentarios:

Anónimo dijo...

Anónimo de las 04:52: me parece de una groseria tremenda que te permitas insultar con apelativos como pinguino e ingrata sin firmar con tu nombre.
Y los halagos a la autora, que comparto, también estaría bien firmarlos.
No creo que Flavia se haya escondido nunca de ser quien es.

María Ramos

winsta dijo...

Es triste que se utilice el anonimato para comentarios como el de las 04:52.

Flavia, algún día tienes que explicarnos eso de "Ahora que he aprendido a viajar."
Me voy derechita a Google a saber más de Olivier Messiaen.
Gracias por abrir caminos nuevos a los que pasamos por aquí.

Coincido con María Ramos en que si algo distingue la obra de Flavia y su perfil público es que se ajusta a su realidad y muchos y muchas agradecemos esa transparencia en sus ideas y en su manera de mostrarnos el mundo.

Flavia Company dijo...

Winsta:
Gracias por tus comentarios. Como es habitual, no contesto a los que dejan "anónimos", sean de la clase que sean, pero agradezco las intervenciones como la tuya o la de María Ramos, elegantes, claras y generosas.

Por lo que se refiere a "aprender a viajar": Pues verás, es que hace tiempo me daba miedo volar. Un miedo atroz. Había llegado a volar aferrada, como si fuera a caerme en cualquier instante, al respaldo del asiento -doce horas, vuelo Buenos Aires-Madrid, por ejemplo: un horror horroroso. Y de pronto, hace algunos años, así sin más, zas. Acepté una invitación para dar una charla en un lugar al que debía ir en avión y comprobé que ya no sentía miedo de volar. Maravilloso. Me he perdido tantas cosas, por culpa de esa limitación "volandera"...

winsta dijo...

Flavia, gracias por contarlo.
Debe ser horrible el miedo a volar, suerte que lo superaste porque con la de desastres que ha habido últimamente...

Botavara dijo...

Cómo está el patio!! Flavia, me encanta que en vez de escuchar esos comentarios tan desagradables y desafortunados oigas pajaritos en Praga.

Francis Black dijo...

El otro dia comentaba que me paetecian tres ciudades para viajar proximamente : Venecia , Viena y Praga , me hablaron muy bien de Viena unos amigos y ahora tu , asi que va ganando puntos .

Miedo a volar ? yo sali con una chica que era un poco psicopata y para que se me pasara me hizo subir a un trato como estos :

http://www.viajarconamigos.com/images/pendular.jpg

Se me paso de golpe , el avion ahora me parece muy seguro , pero al bajar me di cuenta que la vida era muy facil de perder y que era mejor no tener pareja estable.

Joana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Botavara dijo...

Ay! estoy fatal...los pajaritos estaban en Viena y no en Praga...jejeje

Flavia Company dijo...

Botavara:
Gracias. Seguro que en Praga también cantan muy bien, jajajajaja.

Francis:
Si es próximamente, mejor Venecia, porque en Praga y en Viena hace un frío inhumano.
Sobre lo de volar: hay mucha gente que tiene un miedo tremendo a subir a un avión. Es curioso, ¿verdad? El miedo es raro. Y aniquilador.

Joana:
Seguimos, seguimos. Hay que seguir.

Francis Black dijo...

Yo mas que miedo es vertigo , tengo un vertigo brutal , he dejado de esquiar por el vertigo .

Botavara dijo...

Francis, si vas a Venecia asegúrate de que haya bajado el nivel de agua...o llévate bañador y botas de agua hasta la cintura :-)
Aunque lo mejor sería tener los pies palmeados como la protagonista de "La Pasión"

Flavia Company dijo...

Francis:
¿Vértigo? ¿Te dan ganas de tirarte abajo? ¿Es eso lo que se siente?

Botavara:
Qué buena esa novela, ¿eh?

NáN dijo...

Ja, já, los "Anónimos". Para mí son un manjar.

El lunes pasado anuncié una manifestación de mi grupo por el Día de la Tierra, y la empezaba diciendo que no basta con criticar a los políticos.

Pues bien, al "Anónimo" le pareción una pequeña burguesada y me dejó esto:

"Anónimo dijo...
Que no basta... si tuvieses medio ojo o con algo del poco valor q tuviste alguna vez..."

Como veis, la expresión es un poquitín confusa y es un gran experto en mi cobardía... La verdad es que me anima que pase gente desconocida y dejen cosas así.

Y ahora Viena... ¡ay! Yo viajo por mandato de quien me acompaña en la vida (pocas veces y a pocos sitios) y el próximo destino, en el que me asegura que seré feliz, es Viena.

Me encanta lo del músico ornitólogo enloquecido hijo de una poeta y de un traductor de Shakespeare.

Francis Black dijo...

No lo que se siente es que te vas a caer y ademas yo tengo un vertigo raro porque creo que los otros tambien se caeran , asi que por ejemplo si estoy en un puente , pongamos el que hay en Besalu :

http://numeroquince.files.wordpress.com/2008/02/puente_besalu.jpg

Que es bastante bajo , pues no dejo que nadie se asome porque me acojono , es muy divertido ir conmigo por sitios asi .

ANTONIO dijo...

Amiga Flavia,

Yo no escondo mi identidad, como ese "anónimo" que ha escrito con tantas faltas de ortografía, que te deben haber hecho daño en los ojos. Precisamente a ti, querida Flavia, que escribes como los ángeles. Bueno, me olvidaba de que yo no creo en los ángeles, pero da igual, ahora sí puedo creer.

Si estuviera en mi poder, yo anatematizaría y eliminaría el mencionado escrito. Creo que es lo que se merece.

En todo caso escribes mejor que nadie. Hay algo en ese texto del "anónimo" que no comparto. Yo siempre te he conocido como una excelente escritora, como la mejor de las amigas, como una mujer llena de feminidad, y de humanidad. Si existe la reencarnación, de la misma forma que, según Ovidio (Metamorfosis XV), Pitágoras nos dice que él, en la Guerra de Troya, era Euforbo, yo, en mi próxima vida quiero ser como tú. Lo dificultoso de eso es que, si soy como tú, ya no puedo ser tu amigo, y ser amigo tuyo es una delicia.

A cuento de eso viene la anécdota que cuentan de Beethoven de que un día le propuso a un amigo que le buscase una mujer con la que compartir su vida, pero "Tiene que ser hermosa", añadió Beethoven, "porque, si no fuera hermosa, tendría que quererme a mí mismo".

Ahora que he descubierto que se puede escribir en tu "Blog", lo haré más de una vez.

Y ahora a lo de Viena. Debe ser algo celestial escuchar la Tocata y Fuga en re menor de Bach en una iglesia. Es que Bach compuso fiundamentalmente música religiosa y la mayor parte de las obras de Bach hay que escucharlas en una Iglesia.

En cuanto a Messiaen, he de reconocerlo, no es mi estilo (mi gusto). Hace ya muchos años escuché en El Palau una interpretación de Ros Marbá de "Los Pájaros" y la verdad es que aquella música me parecía pájaros y grillos. Yo entonces estaba acostumbrado a escuchar a Beethoven, Mozart, Haydn, y, claro, Messiaen, es otra cosa. No quiero decir que su música no sea buena. Es que a mí no me gusta o, quizá, simplemente, que no la entiendo.

Querida Flavia, sabes perfectamente quién soy.
Un beso para quien se merece lo mejor del mundo.
Antonio
(Don Antonio para la gente menuda)

civisliberum dijo...

Estimada Flavia, anonimos o no lo cierto es que todos te aprecian.
Viena es una ciudad encantadora, aunque siempre haya estado en verano me gustaria ir con frio. He visto varias veces El tercer hombre y el ambiente que se observa en la pelicula hace que me identifique con esa ciudad.

paola vaggio dijo...

Qué enigmático Messiaen el organista rodeado de pájaros. Hace años escuché el órgano de la catedral de Chartres. El sol entraba por las vidrieras... y claro, alucinante. A las fugas en general les tenía algo de manía cuando las analizaba en clase, la partitura acababa hecha un cristo porque se me daba fatal. Mejor escucharlas que analizarlas, verdad?. Pues eso pasa con todo. Saludos, Flavia, una suerte como siempre leerte y disfrutar de tu blog y tus letras. Los valientes siempre tienen algún miedo, por eso lo son, lo digo por lo que comentas de tu ya no miedo a volar. No he estado en Viena, pero si voy será con frío!

Carol Blenk dijo...

Flavia, lo de los miedos es muy curioso... a mí, por ejemplo, me encanta volar y hubo una época de mi vida en la que siempre tenía que volar sola. Soy incapaz, en cambio, de subirme sola en un ascensor. Qué irracional, no crees?
Me he metido en el santo youTube y he escuchado la fuga...uff, impresiona un montón. Tendré que investigar más sobre las fugas :-)
A mí Viena siempre me recuerda al "Pequeño vals vienés" de Cohen, y lo cierto es que me muero de ganas de ir.

Un saludo, Flavia.

PD: Mi madre siempre me dice que "la mejor patada es la que no se da". Pues eso.

Flavia Company dijo...

Nán:
Qué bueno que vayas a ir a Viena. Te va a gustar, ya verás. Pero espera a que haga un poquito menos de frío, quizá...

Antonio:
Qué alegría tenerte por aquí. Bienvenido a este humilde blog, jajajaja.
Messiaen tampoco estñá entre mis debilidades. Bach me gusta mucho más. Pero escuchar esa obra tan dura interpretada en aquel órgano tan potente fue, en serio, una experiencia reveladora.

Civisliberum:
Quiero volver a ver El tercer hombre, sí, ahora que he estado allí. Está bien que quieras volver en invierno. Seguro que en verano es otra ciudad.

Paola:
Sin duda, mucho mejor escucharlas. Aunque haberlas analizado alguna vez hace que se escuchen de otra manera y, no sé si estarás de acuerdo, que se aprecien más. Porque entonces, cuando se goza, pasa aquello de saber sin acordarse de que se sabe, con naturalidad.

Carol:
Sí que es curioso, lo tuyo, porque a fin de cuentas los aviones y los ascensores tienen un cierto parecido: despegan y aterrizan (es un decir), son espacios cerrados de los que no se puede salir mientras no paren y por los que mucho no se puede caminar... A mí los ascensores jamás me han dado miedo, ya ves. Copmo dices tú, eso de los miedos no es fácil de entender. Pero ha que superarlos, de eso sí que estoy convencida. El miedo es un asco, sea a lo que sea. Con miedo, una no acaba de ser quien es. Ni de vivir.

Botavara dijo...

Sí, Flavia, "la pasión" es una gran gran novela...
Yo no tengo miedo a los aviones ni a las alturas, a mi lo que me da miedo es quién se sienta en el sillón de al lado, jejeje...sobretodo si el viaje es largo.

Flavia Company dijo...

Botavara:
Es que según quién se te siente al lado, el viaje puede ser una cosa u otra muy distinta...

diley dijo...

quería pedirte permiso para enlazar tu blog en el mio.. no sé si es la fórmula correcta de hacerlo .. siempre paso por aqui y ..

Flavia Company dijo...

Diley:
Claro, adelante. Faltaría más. Gracias.

Botavara dijo...

Exacto, veo que me entiendes...eso es que ya se te sentó alguien al lado para bien y para mal ;-)

Flavia Company dijo...

Botavara:
En este último viaje, alguien con halitosis, precisamente. Terrible, jajajajaja. Lo peor es que en el viaje de vuelta también estaba en el avión, y por un moment creí que se me iba a sentar otra vez al lado... pero por suerte pasó de largo, buf!

Botavara dijo...

:-o eso supera los pesados que he tenido que soportar yo! Aunque, si lo pienso, la alitosis no es voluntaria y es casi imposible de combatir, en cambio, los pesados deberían ser conscientes y volar en la bodega ¡jajajajajaj!

Flavia Company dijo...

Botavara:
Jajajaja, un test psicotécnico antes de entrar al avión habría que hacer, ¿no? Por cierto, que la halitosis va con hache. Y debería ir también con la boca cerrada, jajajajaja.

Botavara dijo...

Sí, sí, con una H como una casa...cierto!
Desde luego, la boca cerrada sería todo un detalle, tanto por parte de los que sufren halitosis como para los pesados. ¿Ves? matamos dos pájaros de un tiro

NáN dijo...

No hay problema. Creo que podré esperar un par de años.

Lucy dijo...

Tengo pánico al avión y me quedo paralizada, ¿se te fue de repente el miedo a volar? Qué suerte... Pero si hay que volar se vuela.
Y vértigo también, hala, ¿quién da más? Este verano fuimos al teatro y vimos la obra desde la platea, bueno, a mi hermano y a mí casi nos da un ataque de vértigo, la que montamos...
Petonets

Flavia Company dijo...

Lucy:
¿Vértigo desde la platea? No entiendo nada.

ANTONIO dijo...

Amiga Flavia,

He recibido tu correo y me ha gustado. A partir de ahora estaré más por tu "Blog", porque ya sé cómo funciona. Como supongo que todos y todas quienes tienen interés por tu "Blog" son personas cultas y exquisitas, ahí van unos versos de Ovidio (Metamorfosis XV, 160-164). Puede comprobarse el texto en

http://www.hs-augsburg.de/~Harsch/Chronologia/Lsante01/Ovidius/ovi_me15.html

"Ipse ego (nam memini) Troiani tempore belli
Panthoides Euphorbus eram, cui pectore quondam
haesit in adverso gravis hasta minoris Atridae;
cognovi clipeum, laevae gestamina nostrae,
nuper Abanteis templo Iunonis in Argis!"

El que está hablando es Pitágoras y está haciendo un discurso sobre la reencarnación.

Doy la traducción de Consuelo Álvarez y Rosa María Iglesias (CÁTEDRA, Letras Universales). Si no doy la mía, es por cuestión de modetia y para no ser pedante.

"Yo mismo (pues me acuerdo)era, en la época de la guerra de Troya, Euforbo, el hijo de Pantoo, en cuyo pecho se clavó de frente en otro tiempo la pesada lanza del menor de los Atridas. He reconocido hace poco el escudo, carga de mi mano izquierda, en el templo de Juno en Argos la de Abante"

Y alguién dirá: ¿qué tiene esto que ver con el contenido del "Blog". Estoy seguro de que alguien me lo agradecerá don una sonrisa y tal vez piense que no es tan verdad lo que decía Heráclito, de que todo cambia, pues yo observo que lo mejor de mí (perdonen la inmodestia) lleva ya bastantes años sin cambiar, es decir, sin empeorar.

Un beso ppara Flavia.
Antonio

ANTONIO dijo...

Observo que en mi mensaje anterior hay un gazapo. Es en la penúltima línea. Disculpen Vds. otra cosa: la dirección en la que podéis encontrar el texto latino no ha salido bien. Espero que ahora tenga más éxito.

http://www.hs-augsburg.de/~Harsch/Chronologia
/Lsante01/Ovidius/ovi_me15.html

Buenas tardes

Lucy dijo...

Gallinero, perdón...

Flavia Company dijo...

Antonio:
"Las metamorfosis" siempre vienen a cuento, se cite de ellas el fragmento que se cite. Es una obra tan sumamente rica y plural que puede aplicarse a todo.

Lucy:
Ya me parecía a mí, jajajajaja.

ANTONIO dijo...

Amiga Flavia,

Algo he leído en tu "Blog" sobre traducciones. Sé que eres una buena traductora, además de escribir indiferentemente en cualquiera de nuestras dos lenguas.

Ahí va una opinión sobre las traducciones, de mí, que me he pasado la vida traduciendo lenguas muertas (o inmortales).

Las lenguas no se pueden traducir. Toda traducción es una traición. Esta frase se suele citar en Italiano. Tú lo sabes mejor que yo, que lo dominas.

Hace casi dos milenios y medio, Sófocles escribió en la "Antígona":
"ΠΟΛΛΑ ΤΑ ΔΕΙΝΑ ΚΟΥΔΕΝ ΑΝΘΡΩΠΟΥ ΔΕΙΝΟΤΕΡΟΝ ΠΕΛΕΙ".
(Pol·lá tÁ deiná koudén anthrópou deinóteron pélei)

Doy algunas de las posibles traducciones:

"Muchos son los prodigios, pero no hay nada más prodigioso que el ser humano"
"Muchas son las maravillas, pero no hay nada más maravilloso que el ser humano"
"Muchas son las cosas terribles, pero no hay nada más terrible que el ser humano".

Ya vemos la riqueza de significado que tiene en griego el término ΔΕΙΝΟΣ (ΔΕΙΝΑ es el plural neutro).

Creo que pasa lo mismo con el término "prodigio" de nuestra lengua. Un prodigio puede ser un genio, como también lo puede ser un esquizofrénico. Es algo que se sale con holgura de lo normal y corriente.

En el "Liber prodigiorum" de Iulius Obsequens se cuentan algunos de ellos, entresacados de la obra de Tito Livio:
Un buey que habló.
Una lluvia de piedras.
El nacimiento de un niño con dos cabezas.
Un cuadrúpedo con cinco patas.
Y, ¡oh maravilla!: una derrota del ejército romano.

Bueno, espero que más de uno tenga la paciencia de leer lo que escribo. De ti, Flavia, estoy seguro.

Para finalizar, querida Flavia, a ver si sigues acariciando nuestros oídos y nuestras mentes, nuestros ojos, con más relatos en tu "Blog".

dintel dijo...

Què bé vius!!!

ANTONIO dijo...

Adivina, adivinanza.

Decía, dijo Ulpiano: "Iustitia est constans et perpetua voluntas suum unicuique tribuendi" (Dig. I, 1,10). (La justicia es la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno lo suyo).

Ahí va un texto que, evidentemente, no es mío. A ver si adivináis quién lo escribió y en qué libro puede encontrarse:


"Supongo, ser humano, que la vida para ti
será también una lucha, y no un regalo. Supongo
que tampoco querrás perderla, que no te gustará la
idea de la muerte, si es que aún existen ideas.
También podría ser que sólo contaran los hechos.
Es difícil adivinar si habrá ganado Platón o
Aristóteles. Y es difícil vaticinar si existirá
todavía gente dedicada a la filosofía. Desde aquí
me atrevo a pensar que no, claro. Un mundo
organizado de manera milimétrica no necesita a
nadie que establezca dónde están la justicia, la
verdad, los valores. Ni siquiera, quizás, os
preguntaréis de dónde venimos, quiénes somos,
hacia dónde vamos. La cadena de reproducción
humana artificial es un hecho en la actualidad, y
es lógico que la sigáis perfeccionando. Y esto,
sumado a la manipulación genética... Tengo una
duda: ¿aún se practica el sexo? Si gracias a la
tecnología habéis resuelto el tema de la
supervivencia, y los cerebros han recogido esa
información de manera que el sexo ya no tiene
nada que ver con la vida y la muerte ni siquiera de
un modo simbólico... ¿qué necesidad hay de
practicarlo?”
”Este bosque podrá ser el mismo, y la
posible similitud entre el bosque y el bosque hace
aún más profunda la posible diferencia entre el
ser humano y el ser humano. Impresiona.”

Tiene que ser alguien que escribe muy bien.

Buenas tardes a todos. Y todas.

Flavia Company dijo...

Antonio:
Me ha gustado eso de que te has pasado la vida traduciendo lenguas muertas... o inmortales.

Dintel:
De todo hay, jajajaja.