martes, 16 de septiembre de 2008

NAVEGAR Y LEER A CONRAD











Estas fotos marineras para acompañar la recomendación de la lectura del breve y exquisito "El copartícipe secreto", del navegante Joseph Conrad, publicado por Atalanta.
Continuará.

12 comentarios:

winsta dijo...

Anoto el título y espero las próximas entradas sobre Veleros y libros.
Tus recomendaciones nunca defraudan.
Gracias.
¡Qué hambre de mar al ver las fotos que dejaste!

Què t'anava a dir dijo...

El mateix dic!

FLAVIA COMPANY dijo...

Winsta y què t'anava a dir:
El mar siempre da hambre de más. Nunca se cansa una de él. Pasa como con la buena literatura. Tienen, como poco, un parecido. Por cierto que es un gran placer navegar leyendo o leer navegando.

paola vaggio dijo...

Anoto recomendación. Bonitas fotos. Con el libro viene el velero o va aparte?
Ya pronto se acaba el verano, que melancoisla. (melancolía de isla)

Yo este verano he leído "El misteri de l'amor", primera novela de Joan MIquel Oliver -letrista y guitarrista del grupo Antònia Font- y Planeta Azul de Jeanette Winterson, que me ha dejado muy robotizada. Los dos me han gustado mucho.

Francis Black dijo...

http://www.javiermarias.es/PAGINASDECRITICAS/criticaselespejo.html

Quiza os puede interesar .

FLAVIA COMPANY dijo...

Paola:
El velero no lo dan con el libro, pero el libro te lleva a navegar.
No he leído el libro de Oliver, pero sí el de la Winterson, que no me ha gustado. Es más, lo abandoné quince páginas antes de terminarló. Qué cosas.

Francis:
Gracias; iremos a ver.

FLAVIA COMPANY dijo...

Paola:
Por cierto, tu blog es fantástico.

winsta dijo...

francis, gracias por el enlace que dejaste, pero debo hacer algo mal porque no consigo abrirlo.
Me alegra verte por aquí. Lástima que ya no puedo visitar tu blog.
:(

Sí, Flavia, una muy agradable sorpresa el blog de Paola.

FLAVIA COMPANY dijo...

Winsta, Francis:
Tampoco yo consigo abrir el enlace.

s(al) dijo...

yo tb leí planeta azul y me gustaron algunas de sus ideas, pero me pareció que había incongruencias. lo que me encantó fue el diseño de la cubierta.

NáN dijo...

Soy más de mirar el mar pisando tierra, con la boina bien puesta por el viento.

E la nave va

(y todos navegamos felices)

(te pasaría el nuevo blog de Francis, pero tengo el link en casa y se me defuncionado el router; solo desde sitios indeseables puedo entrar un poquito en Internet).

FLAVIA COMPANY dijo...

Nán:
Con el mar, poca broma. Desde tierra se disfruta siempre. Desde dentro, a veces, se lo siente como un furibundo enemigo. ¿Pero no pasa eso con las relaciones en general?

Pues ya nos pasarás el blog de Francis. Y por todos los pixels, arregla ese router, hombre, que se nota que andas menos por aquí, y se te echa de menos.