viernes, 1 de febrero de 2008

PITARAS DEL CARIBE INTERNÁUTICO 2


Ya, ya, ya termino con el tema del pirateo, pero no quería dejar de copiaros este artículo que publiqué ayer (31 de enero) en El periódico sobre el tema.
Buen fin de semana a todos y todas. Propicio momento, tal vez, para hacer un envío masivo del texto sobre la imperiosa necesidad de votar en las próximas elecciones que podéis leer en:
http://angelessobreberlin.blogspot.com/2008/01/proyecto-80.html

PIRATAS ACTUALES: MALDITOS ROEDORES
Flavia Company (31 de enero 2008)

Dicen los diarios que los expertos aseguran que el principal enemigo del cine actual –se refieren al ingreso de dinero en las taquillas, no a su calidad- es la piratería. No se sabe a qué clase de expertos se refieren, pero a buen seguro se trata de personas que saben mucho de cine y de piratas, pero poco de sueldos españoles, para los cuales el cine –y la cultura en general- es cara. Asumamos, por aquello de que hoy en día todo es mercado, que la cultura no deba ser gratuita y por lo tanto igual de accesible para todos los ciudadanos –afirmación con la que de ninguna manera podría estar de acuerdo quien firma este artículo-. Los canales de distribución tienen dueños, los empresarios, que valoran la rentabilidad de los productos antes de servirlos en el mercado. Puesto que los estudios a partir de los cuales deciden sus inversiones tienen que ver directamente con la cantidad y no con la calidad, el estado de la cultura visible en nuestro país es cada vez más deplorable, y sus productos insustanciales, clónicos y anodinos. Como la programación televisiva, por poner un ejemplo.
Así las cosas, decir que el año pasado la cifra de personas que acudieron a los cines españoles se rebajó en 19 millones respecto a 2006 parece, más que un drama, una consecuencia lógica. Y que existan canales de distribución incontrolables como internet, una especie de bendición, puesto que al margen de permitir el acceso mayoritario a muchos bienes culturales, brinda la posibilidad de conocer obras que jamás llegan a los circuitos comerciales.
Recapitulemos: Poca calidad de muchas de las cintas, precio de entrada alto y, para colmo, relajamiento de las costumbres en general. Las pequeñas salas en que se proyectaban películas de arte y ensayo han ido desapareciendo, y las que quedan imitan, ofreciendo productos masticables, a sus gigantescas competidoras, las salas multicines -cuyas instalaciones contienen, en muchos casos, toda una variada oferta de comercios, bares y demás-. Palomitas, quicos, cacahuetes, almendras, caramelos, bebidas, que implican ruidos de bolsas que se abren, de mandíbulas que mastican, de bocas que sorben mientras uno o varios de los presentes, que ya han comido en su casa, intentan escuchar algo de lo que se dice en la pantalla. El panorama no es muy alentador. Por si esto fuera poco, en las salas sitas en grandes superficies la gente, no se sabe si animada por el ambiente o convencida de que una vez pagada la entrada se tiene derecho a cualquier cosa, habla en voz alta no sólo de la película que la pantalla ofrece y a la que ellos no prestan atención sino, a veces, de sus asuntos. Por no hablar de los que contestan al móvil y, tras informar que están en el cine, siguen su conversación como si no fuera así.
Sostiene la SGAE que la pérdida de público en las salas es un problema de falta de conciencia, y sostienen que “hay que recordar a la gente, sobre todo a los jóvenes, que la cultura no es gratis”. ¡Como si fuera posible olvidarlo! ¿Un problema de falta de conciencia? ¿O un derecho, una posibilidad libre y gratuita –esto de gratuita habría que matizarlo, porque el acceso a internet está todavía por alcanzar un precio ideológicamente razonable, es decir la gratuidad- que no favorece económicamente a quienes defienden un modo de entender la propiedad intelectual que, precisamente, los beneficia?
El especialista jurídico en estos asuntos David Bravo -http://filmica.com/david_bravo/- dice, respecto a la SGAE, que defiende un modelo restrictivo de propiedad intelectual y, así, “la propiedad intelectual se ha convertido en una forma sencilla de convertir en una mercancía todo producto del conocimiento. En la actualidad, silbar 7 segundos de La Internacional en una película obliga a pagar a la entidad de gestión de turno. Al mismo tiempo que SGAE defiende un concepto de propiedad privada preconstitucional por ignorar completamente su función social, se golpea el pecho usando en su discurso palabras como “revolución francesa” o “derechos de los trabajadores”. (Cuando visiten su web, no dejen de informarse sobre la otra cara de la moneda del copy right, el copy left, sin duda una apuesta por un modo distinto de ver las cosas).
También se acusa a internet del descenso en la venta de discos. De hecho, se demoniza a internet y así se justifica la necesidad de imponer un canon digital que pague “de antemano” los “delitos” de piratería que van a cometerse. En ese sentido, parece sensata la idea de Rodríguez Ibarra de pedir una casilla en el IRPF que reemplace el canon digital, similar a la existente para la Iglesia católica. Con ello se compensaría a los autores por las copias privadas y se respetaría uno de los principios de “un Gobierno de izquierdas que debe, por un lado, facilitar el hecho cultural promoviendo la existencia de creadores y, por otro, facilitar el acceso universal al producto cultural”.
Si silbar 7 segundos La Internacional en una película obliga a pagar a la entidad de gestión de turno, puede que utilizar en el título de un artículo la expresión “Malditos Roedores” requiera una acción parecida. Ya sabemos que su dueño es el Gato Jinks, de Pixie y Dixie. La suerte es que es difícil que se le ocurra presentar una denuncia.

14 comentarios:

carmen moreno dijo...

¿Conoces la viñeta de Mafalda en la que ella le dice a Susanita:

(Juegan en el dormitorio de Susanita)
- Oye, Susanita, ¿vos creés en la propiedad privada?

(Susanita agarra todos sus juguetes y tiembla abrazada a ellos en un rincón)
- ¿En la propiedad privada de quién?

Pues eso.

maipou dijo...

Noia, t'hi veig posada i compromesa. Rebut i marchando una ronda de projecte 80 cap als meus cada cop més escassos (d'agrair) contactes. Sobre el canon (tant de remenar-ho) per qui li interessi (no acostumo a linkar però avui m'ha donar poràhi) he rebut un correu denúncia que desemboca en aquesta web http://www.todoscontraelcanon.es/ i per acabar-ho de rematar, encara que no vingui a cuento, he trobat (i comparteixo) una imbecilitat (vírica) i una vacuna adient (per si us ve de gust encetar-ne (o no) tema.
http://blocs.mesvilaweb.cat/node/view/id/79800 (el virus)
http://lasegonaperiferia.blogspot.com/2008/01/que-alg-li-doni-la-pastilleta-la-iaia.html (la pastilla)
Si m'he fet plom doncs ni modo, que avui va com va. Per cert (públicament) m'ha agradat el blog de la contertuliana esluquen'hiha. Salutacions.

maiprou dijo...

maiPOU ni forat negre on ofegar-se. Error de dit metafòric?; serà per les eleccions, pel canoneig o per la iaia?

NáN dijo...

Remueves el fondo y no estás nada pesada.

Luego, dejas esos datos que iluminan (es como la mejor técnica poética: dos palabras perdidas que te hacen dar un respingo y releer cogiendo más el sentido): ¡¿si alguien silba 7 segundos de la internacional tiene que pagarles?!

¡ellos sí que son unos piratas! (o pitaras, que viene a decir lo mismo)

laurópata dijo...

¡¡¡esa Flavia!!! ¿qué tal la entrada del año?? Al final nada de Sevilla... bueeeeeeeeno habrá que subir en breve ;)
Mil y un besos!
Lau

francis black dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Botavara dijo...

No entiendo por qué la SGAE se cree con el derecho de beneficiarse del intelecto de otr@s.
Más tontería si cabe es creer que internet es el mismísimo anticristo, cuando hay much@s artistas (de todos los sectores) que se han dado a conocer y han salido adelante exclusivamente por utilizar internet. También hay otr@s (y este blog es un ejemplo) que han apostado por este soporte como herramienta clave de contacto con otras personas...Las millones de ventajas se les escapan, será que sin el intelecto de los demás no aciertan.
¡Quién los entienda que los compre!(nunca mejor dicho)

FLAVIA COMPANY dijo...

Carmen Moreno:
Esa viñeta de Mafalda es inolvidable. Me encanta. Si la hubiese recordado mientras escribía el artículo, la habría incluido.

"MaiPOU":
També el veig molt interessat. I molt interessants les seves "linkades". Gràcies!

Nán:
Remover el fondo, sí, muy bien descrito. Seguimos.

Laurópata:
Qué ilusión verte por aquí, ya iba siendo hora, jajajajaja. Ahora, en persona.

Botavara:
Los caminos de la sgaestupidez son inescrutables.

Botavara dijo...

Jajaja, sí...el tema es que nos quieren hacer pasar por el aro (como tantas organizaciones/instituciones) y a veces es inevitable...a pesar de la rabia que da.

civisliberum dijo...

Curioso el titulo, el cambio de PIRATAS por PITARAS da al post su justa dimensión. Si bién la palabra PIRATAS me parece excesiva para aplicar al SGAE, la palabra PITARRA, sinónimo de legaña o legañoso expresa de una forma más metafórica y poetica la base del contenido de todo lo que nos has comunicado en tu post.

FLAVIA COMPANY dijo...

civisliberum:
ahí vamos, cambiando cosas y cosillas, jajajaja!

dintel dijo...

Lo importante es pagar. Curiosamente, he leído en El Periódico que se proponía pagar por las bolsas de plástico de los supermercados.

Creo que ya va siendo hora de dejarse las patillas y tirarse al monte. ¿Cuánto debe costar tirarse al monte? (Sólo en una de sus acepciones).

FLAVIA COMPANY dijo...

Dintel:
Hay que preguntarle al monte cuánto cobra o cuánto quiere cobrar. (¿O te referías a la otra acepción?)

dintel dijo...

Huy, curiosamente siempre resalta una acepción más que otra. :)