martes, 5 de febrero de 2008

COMO UNA VACA


La imagen de la fotografía muestra dos hierros para marcar ganado.
Ya me perdonaréis la comparación, pero me viene a la cabeza el hecho de que siempre he tenido ganas de hacerme un tatuaje y de que nunca he tenido ganas de hacerme un tatuaje, sí, todo a la vez, porque todo a la vez es algo que podemos sentir los seres humanos a diferencia probablemente de los animales que cuando tienen hambre no dudan y saben qué quieren y qué sienten respecto a la comida.
Un tatuaje que he querido hacerme y no hacerme y que por lo tanto nunca me he hecho, para poder seguir sintiendo las dos cosas, el deseo y el rechazo. Pero, ¿qué me dibujaría si me lo grabase? ¿Con qué imagen ilustraría ese deseo? Y todas las que se me ocurren son insuficientes porque, a fin de cuentas, si una se tatúa se marca la diferencia y, por lo tanto, esa diferencia no debe parecerse a ninguna otra, ingenua quimera. Hasta aquí, creía yo, mi historia con el mundo de los tatuajes en propia carne.
Pero.
El sábado pasado comprendí el alcance del proverbio, creo que chino, que dice: "Ten cuidado con lo que deseas porque puede hacerse realidad".
Yo deseaba y no deseaba hacerme un tatuaje, y el azar decidió al parecer escuchar sólo la primera parte de ese querer. Me explico:
Estaba, como decía, el sábado pasado en casa, acomodando en la chimenea brasas que bastaran para asar la comida de aquel día y arreglando sobre ellas las parrillas necesarias. Parrillitas, en realidad, pequeñas, tres. Y una de ellas, que ya había estado sobre el fuego un rato para terminar de quemar los restos del anterior asado, se rebeló. Cuando la tenía entre las tenazas cobró vida y se dirigió con fuerza y puntería inusitadas a mi pierna. Traspasó con facilidad pasmosa mi chándal colorado de sábado y llegó candente hasta mi piel que, al sentir su contacto, hizo ago así como pshhhhhhpfffff. El sonido que debe de hacer supongo la piel de vaca cuando el hierro las alcanza en el flanco para marcarlas. Me quedé tan sorprendida que no pude ni reaccionar. De hecho, tardé acaso lo que me parecieron segundos en apartar la patita de parrilla de mi patita humana, el tiempo suficiente en cualquier caso para tatuarme un círculo imperfecto que, deduzco, me acompañará hasta el día en que alguien tenga que utilizar alguno de mis dos epitafios.

43 comentarios:

maiprou dijo...

Els pensaments, així com les armes, atreuen determinats esperits. Pedid y se os darà, deia aquell bon home. He consultat acíbar al drae; diu que (figurativament) amargura, disgusto. I a sobre imperfecte. Ai. Per cert, el meu epitafi, sovint seria antitètic del teu. De tots dos. Apa...

Carmen Moreno dijo...

Claro, la pregunta es: ¿Qué epitafios? Y la otra pregunta: ¿No se supone que el círculo es el símbolo de la perfección? ¿Cómo puede tener usted, entonces, un círculo imperfecto?

sombretti dijo...

Chandal colorado? Oh my god!

FLAVIA COMPANY dijo...

Maiprou:
Acabo d'afegir el teu epitafi a l'entrada d'epitafis. Lament no haver-ho fet fins ara. M'havia despistat. I sí, els pensaments i les armes, convoquen realitats, totalment d'acord.

Carmen Moreno:
Imperfecto, porque no está trazado con elementos de precisión ni con intención de círculo.
Y los epitafios, puede usted encontrarlos, los míos y los de otros/as, en la entrada de este blog titulada OS PIDO, del día 17 de setiembre de 2007.

FLAVIA COMPANY dijo...

Sombretti:
Relájese, se quemó, ya no está. A menos que lo zurza -no a usted, al chándal, se entiende-.

maiprou dijo...

L'epitafi no es pas meu, tot i que si n'hagués de triar un, com deia, subscriuria el del Bogato. També sintonitzo amb el de la Silvia, però en el meu cas aquest “si n'hagués” implica que em quedaré sense. O sigui que quan marxi, m'ho enduré tot. Me n'aniré con todo y sandalias. Solo ida.

Com a darreres paraules també m'agraden i em fan somriure les de l'Oliverio Girondo, agradeciendo:

Muchas gracias gusano.
Gracias huevo.
Gracias fango,
sonido.
Gracias piedra.
Muchas gracias por todo
Muchas gracias.

Només li ha mancat el “por cierto, no me esperes despierta, cariño”, descansa... (y olvídame)

O sigui que no pateixis, noia. Res a lamentar. Despista't més sovint. I gràcies. De totes maneres, aquest JO TAMPOC descontextualitzat, també té el seu què. No? Com si anticipés els pensaments de l'individu (visitant inmortalíssim, ell) plantat a peu d'epitafi, pensant en el seu inevitable destí, dient-se ves a saber quina mena de bajanades autocompasives, que si jo això i jo allò, i que jo no, de cap manera, que ni parlar-ne, que no i que no, que jo i que jo... i llavors llegeix el jo tampoc.

sombretti dijo...

Tírelo. Aunque el chandal colorado se zurza con seda, chandal colorado se queda.

carmen moreno dijo...

Me han gustado sus epitafios, sí señora. Espero que no los utilice nunca (deseo del todo inútil), y si no pudiera ser, espero que tarde muchísimo en utilizarlos.
En cuanto a lo del círculo, bueno, los instrumentos de precisión siempre me dieron miedo. Prefiero la imprecisión y el desconcierto. Ergo, su círculo es el sumum de lo perfecto, se entiende.

Es lu que n'hi ha! dijo...

Perquè no aprofites la forma que t'ha quedat a la cama i acabes de completar un dibuix ben guapo i original? Escaneja't la cama i penja-ho al blog, quan veiem la forma que té la cremada et donarem idees.

FLAVIA COMPANY dijo...

Maiprou:
Jo tampoc és un bon resum, un bon epitafi. I la mort, si la pensem una mica, sempre és una forma de descontextualització. M'agrada que hagi penjat el poema de Girondo.

Sombretti:
De acuerdo, intentaré tirarlo, a pesar de mi vertiente andrajosa y chatarrera.

Carmen Moreno:
Gracias por sus deseos, que comparto plenamente :). Y sobre este círculo que llevo ahora tatuado, de lo que no cabe duda es de que es único, ;)

Es lu que n'hi ha:
Bona idea, pero no en tinc, d'escàner. Però és petit, circular i, en reaitat, soso total.

dintel dijo...

He tenido que sacudir la cabeza para quitarme la idea del chandal rojo de fin de semana.

¿La quemada? una cicatriz más que añadir a nuestra vida. ¿Duele igual que cuando te cicatrizas el corazón?

Lucy dijo...

Las reses se marcan para indicar a qué ganadería pertenecen...
¿A qué ganadería pertenece usted desde el sábado?
(¿Todos tenemos un chándal colorado para los sábados?)

maiprou dijo...

No et deixis enredar per l'éslu. Desmarca't, estaràs més guapa. Desetiquetada i sense denominació d'origen ramadera. Només el cercle imperfecte i sosu; i prou. Els teus tatuatges, els teus llibres. Els marcats, els teus lectors.

francis black dijo...

A mi tambien me ha dolido lo del chandal rojo , al menos sera de algodon y no de esos medio elasticos tan chungos.

chandal muy chungo
http://www.equipaciones-deportivas.es/images/chandal_philadelphia.jpg

Botavara dijo...

Lo del círculo abierto dice mucho a su favor.
En los círculos se puede invocar dios@s, trazar circuitos, jugar al corro de la patata...
Además, en una de sus acepciones (según la super RAE) es un instrumento náutico...seguro le interesará.

Festidiada dijo...

Ara tant sols et falta el microchip, el codi de barres i la data de caducitat (tot i que aquesta última és, fins última instància, difícil de preveure). Epitafi: Tal i com estava previst.

Feliç dia!

civisliberum dijo...

En casa suelo usar un kimono azul comprado en Muji de la Rambla Catalunya. Caso de visitas inesperadas siempre se queda bién con el, y en caso también de ser preciso sacarselo, los distintos nudos que lo integran, hacen de la operación de desnudamiento un acto del streptease más sexi (al menos es lo que yo pienso, ya que nadie me ha visto quitarmelo).
De todas formas, tu chandal colorado y con quemaduras, le da algo así como de muy pasional y fogoso.
Te lo cambio.

FLAVIA COMPANY dijo...

Dintel:
Veo que lo del chándal rojo ha impactado, jajajaja.

Lucy:
Mire usted, Lucy, aún no sé a qué ganadería pertenezco a partir de la marca del sábado. Ya vendrá mi dueña a dirigirme, cuando decida reunir todas las reses.

Maiprou:
No faré cas, d'acord. Ni una marca més. El cercle.

FLAVIA COMPANY dijo...

Francis:
Tranquilo, era de algodón. No sé qué teneís todos/as en contra de mi chándal rojo. Ahora, por respeto a los años que hemos pasado juntos -el chándal y yo-, he decidido zurcirlo y conservarlo. Nos une la gran quemada y vuestro encono.

Botavara:
En efecto, me interesa, me interesa. Los círculos son enigmáticos.

Festidiada:
Aquest epitafi és seu? M'encanta!

Civisliberum¨:
No puedo aceptar un cambio definitivo, porque acabo de defender el lazo indisoluble que nos une -al chándal rojo y a mí-. Pero, podemos intercambiarlos durante algún periodo, si te parece. A mí me encantaría ponerme ese kimono azul.

Botavara dijo...

Me encantaría ver ese cambio de vestimenta...y no me refiero al momento del streptease(que tampoco estaría mal). Si se llega a realizar...¡colgad una foto!

Como epitafio se me ocurre colgar un cartelito que ponga: "vuelva usted mañana" (tipo funcionario de ventanilla)o..."nada por aquí, nada por allá" (a lo mago)

FLAVIA COMPANY dijo...

Botavara:
Voto por el "Nada por aquí, nada por allá".

Botavara dijo...

Sí, yo también prefiero ese. Auqnue hay muchos buenos..."en este momento no puedo atenderle, deje su mensaje"

Festidiada dijo...

Doncs no sé si és meu... ja se sap que en això de l'escriptura qüasi tot està inventat. Però si ningú se l'atribueix, doncs me l'atribueixo a mi!

dintel dijo...

Sí, lo del chandal rojo impacta. Pero se puede llevar, hay otras cosas que impactan más con las que tenemos que aprender a vivir.

vafalungo dijo...

Menos mal que no deseabas (y no) hacerte un piercing, de lo contrario ya te veía con algún tipo de metal atraveséndote, ai. Yo también tengo unos pantalones de chándal rojos para os sábados (y algún domingo). Son geniales.

CASTAFIORE dijo...

Pues a mi lo mas práctico que se me ocurre es que cortes la pernera del chandal rojo y escribas ahí tu epifacio.
Parecerás un pirata del caribe, mostrarás tu circulo imperfecto y tendrás un bonito cuadro sobre la chimenea.

FLAVIA COMPANY dijo...

Botavara:
Hay muchos buenos, sí. De hecho, casi cualquiera es bueno, en esos momentos eternos. Por ejemplo: "¿Me pasas la sal?" También quedaría bien, no? O: "Me he quedado corta".

festidiada:
tuyo es, pues.

castafiore:
lo de sustituir el trozo con el círculo quemado no parece mala idea. Lo de colgarlo sobre la chimenea con mi epitafio... como que me da un poco de yuyu, mejor no.
Dintel:
Lo del chándal rojo es más común de lo que se piensa. Lo que ocurre es que mucha gente lo lleva en secreto. Cobardes. Jajajajaja!

Vafalungo:
Eres un valiente. Y oye, ¿el tuyo es de algodón o de licra?

francis black dijo...

flavia

Va una foto del chandal para el proxima post , nen

FLAVIA COMPANY dijo...

Francis:
¿Estás pidiendo una foto del chándal colorado? Mejor el chándal imaginado, dónde va a parar. Jajajaja.

francis black dijo...

¿Es el chandal con el que vas al gimnasio ? empiezo a pensar que ese gimnasio es el sitio más enigmatico de la tierra .

FLAVIA COMPANY dijo...

Francis:
No, no, no. Es el chándal de encender la chimenea. De uso exclusivo casero.
Pero oye, abramos el turno de intervenciones -empieza tú mismo, si te parece bien- y empecemos todos a confesar prendas caseras inconfesables. A ver quién no tiene ninguna.

Botavara dijo...

Ja,ja,ja...lo de "me pasas la sal" me ha encantado. Además ya no importa si se desparrama, ¿no?
Ropa inconfesable,mmm que interesante.
¿Sirve andar en albornoz?

Pereza dijo...

el chandal es lo más cómodo sin duda... pero estar desnuda en tu casa en verano?? también es genial... gran descubrimiento el de tu blog...

Lucy dijo...

Sudadera amarilla(de algodón) del tío de mi madre...no puede haber confesión más privada.

Helena dijo...

Yo creo que el problema es el chandal,algun espiritu o algo parecido los odia porque yo tambien me accidente con un chandal rojo y me quedo de recuerdo una bonita cicatriz en forma de Y en mi rodilla.
Por cierto desde ese dia el chandal a desaparecido de mi vestuario.

Esther dijo...

Ofrezco "ungüento" muy natural para las quemadas...

francis black dijo...

Prendas inconfesables :

No especialmente , bueno el otro dia sali a la calle n Zaptillas , se me olvida que las llevo . luego tendo una rebeca de JUBILADO marron , pero el otro dia vi en el Zara que han vuelto . Claro que en ocasiones voy en traje de baño( no es tanga ) por la casa , si le sumas la rebeca y las zapatillas todo junto la imagen es lamentable.

dintel dijo...

Debe ser eso. Pero si lo pienso con detenimiento creo que es casi mejor llevarse en secreto. Si en mis sueños aparece alguien con chandal rojo... ya sé de quien es la culpa.

FLAVIA COMPANY dijo...

botavara:
el albornoz es suave, nada inconfesable.

pereza:
lo de andar desnuda por casa en verano o cuando sea ya es una pequeña confesión. bienvenida.

lucy:
lo tuyo es valentía sin cuartel. adelnate.

helena:
cerca de la rodilla es mi círculo. es la conjura del chándal rojo, sin duda.

esther:
dónde se recoge. y quién y cómo lo administra.

francis:
mi admiración por tu comentario no conoce límite. qué fuerte.

dintel:
más que sueño, pesadilla.

dintel dijo...

No me he atrevido a nombrar la pesadilla por miedo a fuera una profecía cumplida, como diría una psicóloga.

Botavara dijo...

Vaya...es que debajo del albornoz voy desnuda...menos mal que es suave!

s(erena) dijo...

de forma aparentemente inocente parece que los comentarios están subiendo de tono. ¿o es mi mente enferma? ¿cómo se pasa de un chándal rojo de algodón sabadero/dominguero a un 'voy desnuda por casa'? ¿qué está pasando?

prendas inconfesables de ir x casa: pues, por ejemplo, dos jerseis de lana que se me encojieron a la segunda o tercera lavada y me quedan como un top, y una camisa grande de cuadros tipo leñador de un tejido parecido a la felpa, horrenda, pero cómoda y calentita.

FLAVIA COMPANY dijo...

s(erena):
veo que, haciendo honor a su nombre, quiere recuperar la calma para este blog en que, como usted bien dice, andamos perdiendo los papeles... y la ropa.
Ahora bien, su credibilidad se sostiene sobre pata de pulga cuando confiesa semejantes prendas inconfesables. Lo de los jerseítos, bueno, pero lo de la camisa de leñador... es usted una valiente al contárnoslo. Gracias.