sábado, 11 de agosto de 2007

OTRO PERIO RELATO

Os copio aquí el que se ha publicado hoy sábado 11. Irreverente y caluroso.


Titular: “Una persona célibe puede enamorarse”, 7 de agosto.

AMOR CASI IMPOSIBLE

“Y qué”, se dice la monja a sí misma por enésima vez. “Y qué si necesito tocar lo que me gusta. Por qué las religiosas tenemos que hacer diferencias entre los objetos y los humanos. Y qué si el objeto permanece impasible cuando lo toco y el humano se estremece. Y qué si me estremezco incluso yo”. Recorre una vez más con los dedos la tela basta de la que cortarán su próximo hábito, pero imagina la piel suave de la muchacha que la atiende. Percibe el negro intenso de la ropa, pero se fija en el de los ojos de la dependienta. “Y qué”, se dice una vez más, “y qué si necesito tocar lo que me gusta. Mis manos están en el mundo para conocerlo, y todo es obra de Dios”. Entonces se abalanza como poseída sobre aquella mujer de carne y hueso que, por cierto, lleva años esperando a que la monja se decida a hacer lo que las dos han estado deseando desde el primer día en que se vieron y que la recibe diciéndole, “el próximo hábito te lo hago de saliva”.

8 comentarios:

NáN dijo...

No sé si los amores de la novicia profesa y la dependienta de la sastrería religiosa darían para un formato más grande que el de este magnífico micro.

Pero merecería la pena saber más de esa monja brava "a lo Teresa" (de Ávila, por supuesto). Una monja de enorme fuerza capaz de creer y de plantearle al tiempo a la vida toda una retahíla de "Y qué".

Al fin y al cabo, durante siglos los hombres y las mujeres tuvieron que disfrazar de piedad, y disfrazarse ellos a veces, los deseos tan humanos. Pero supieron algunos trasladar, por ejemplo en los cuadros de motivo religioso, una potente sensualidad.

La ventaja de un texto así sería que encontrarías la oposición de absolutamente todos los colectivos; también la izquierda te acusaría (de humanizar la inhumana Institución). Solo las individuas e individuos disfrutaríamos del texto y lo apoyaríamos.

De momento, esta pequeñez me ha resultado emocionante.

FLAVIA COMPANY dijo...

Gracias, Nán, por tus comentarios. Sí, estaría bien saber más de esa monja, averiguar cómo llegó hasta donde la imaginamos y tal vez cómo siguió...
Y estoy contigo en que obtendría la oposición de absolutamente todos los colectivos, incluso de los más insospechados.

francis black dijo...

Vaya me entero ahora de este blog , que bien ,he leido casi toda tu obra , para conseguir Retrat de la rapita le pegue la paliza a universidades , ayuntamientos e incluso a tu programa de tele .

En mi blog puese un par de entradas sobre tu obra , hace unos meses .

nunuaria dijo...

¡Qué ganas de saber el antes y el después!

inmaculada dijo...

Qué poco monja es esa monja!!! Qué tormento su alma, su vida y sus creencias.
Qué dificil intentar vivir de esa manera tan antinatural.
Qué dificil el encuentro, y el después del encuentro también.... y seguramente, el tormento de nuevo.... esta vez con motivo. aunque lo otro también era motivo para ese infierno de dudas, y causa de sueños, y líquidos prohibidos y posibilidades de lo que podría llegar a ser y no debe, no puede ser (aunque las dos quieran que sea)......
Qué pecado para esa monja ser humana!!!

FLAVIA COMPANY dijo...

Amigos, amigas, me voy unos cuantos días a navegar, de travesía. Según vientos soplen volveré antes o después. Pero en cuanto esté por aquí de nuevo os escribiré, os visitaré en vuestros blocs; seguiremos pues. Es una suerte, y un privilegio, teneros por aquí y poder veros por allí.
Bienvenido, Francis. Y gracias por tales halagos.
Dejo otro perio relato... ya avisé que este verano mis entradas serían sobre todo literarias o próximas a la ficción.

Fiorini dijo...

Monja...y bollera.
El cuento, que no deja de ser un cuento de maria jalamiento, no tiene mucho futuro, por obvio.
A no ser que la gene, a través del cap, detectara en las revisiones médicas del convento la disfunción hormonal. Sintoma indiscutible en el diagnostico diferencial de que la mujer perfecta es un hombre, por lo que solo cabria tratar la sintomatologia psiquiatrica...alapril o derivados.
En plan bruto con un chute de caballo se le quitaria la tonteria, pero ya se sabe es ilegal y solo en el mercado negro...Ese giro en el relato si sería interesante.
PD. Hay un capitulo de House que lo clava.

Fiorini dijo...

Bueno no tanto...relellendolo me acorde que almodovar ya lo hizo..."Entre tinieblas".