lunes, 30 de julio de 2007

PERIO RELATOS

Os dejo los que escribí para el fin de semana.
Qué calor va haciendo, ¿no?

El del sábado 28:
Titular: “Cerrada la web de "El Jueves" por la caricatura de los Príncipes”. (El Periódico, 23 de julio de 2007).


SUS CASTAS MAJESTADES

Érase una vez un reino con sus cosas y, por encima de todo, con sus príncipes en palacio, donde precisamente estaban desayunando una mañana de lunes con sus tacitas de plata sobre su mantel de encaje.
El príncipe suspiraba mientras se decía: “Eres el príncipe, eres el príncipe”, y se lo repetía una vez tras otra porque, seamos sinceros, es algo difícil de creer si uno no es protagonista de un cuento de hadas. Y se jaleaba para hacer acopio de fuerzas y proponerle a su princesa algo quizás descabellado pero que se le imponía con la fuerza de la necesidad. Por fin le espetó: “Querida princesa mía, ¿os prestarías por favor a yacer conmigo para fundir nuestros reales fluidos corporales?” Y ella, un día más, le contestó: “Príncipe amado, qué poca memoria tenéis. Consultad el calendario y comprobaréis que nosotros nunca lo hacemos el cuarto día de la semana”. El príncipe, preso de la furia y del deseo, ordenó que eliminaran el jueves.


El del domingo 29: Titular: “El juez que quitó la custodia a una lesbiana será castigado”, (El Periódico, 25 de julio de 2007).


UN JUEZ SIN JUICIO

Fue al ver la foto en el diario cuando caí en la cuenta de lo que había sucedido o, mejor dicho, de lo que estaba sucediendo desde hacía años. Si quieren que les sea sincero, lo habíamos dado por desaparecido. Incluso las autoridades habían renunciado a su búsqueda. A fin de cuentas, a quién le importa un enfermo mental más o menos, si nadie lo reclama.
Puedo asegurarles que me quedé de piedra: allí estaba, cruzado de brazos y con los ojos fijos en la cámara, con la misma mirada fría y calculadora que nos dirigía en el frenopático cuando aseguraba ser Franco, Hitler o Mussolini y casi nos convencía. Se escapó del Centro y, no sé de qué extraña e inverosímil manera, consiguió hacerse pasar por juez. Todos estos años, los que ha tardado la democracia en descubrir por fin al impostor, gracias a sus escandalosas barbaridades.
No quiero asustarlos, pero hemos detectado que desde hace tiempo nos faltan unos cuantos internos más. No bajen la guardia.

6 comentarios:

laurópata dijo...

Siempre en guardia, siempre...
Muakasssss

NáN dijo...

Pero que no se nos note (que estamos vigilantes).

FLAVIA COMPANY dijo...

Efectivamente: siempre en guardia. Y sin que se note... hasta que se note del todo.

nunuaria dijo...

(Estoy viendo El séptimo sello en BTV. Hoy se nos fue otro de los grandes.
He entrado a decirte que antes veía tu programa B 360º, que estaba muy bien, informaba de todo lo culturalmente interesante que sucedía en Barna.
Luego te perdí la pista y ya no sé qué programa haces. Dímelo cuando puedas.)

FLAVIA COMPANY dijo...

Pues... ninguno. Acabaron con el B360 porque no tenía una "audiencia rentable". Yo soy incapaz de hace un programa con audiencia rentable, así que... prefiero dedicarme a otras cuestiones. Gracias de todos modos por tu generoso comentario.
Una pena lo de Bergman. Y una suerte para los demás su vida honesta y artística -la segunda imposible sin la primera-.

Fiorini dijo...

Otros se han hecho pasar por escritores/as en blogs e incluso se atreven a escribir en periódicos populistas. Da miedo...
Descubrir a los impostores, no es tarea sencilla, con esa mirada fría y calculadora que ya nos dirigían en el frenopático cuando aseguraban ser marranos (judios conversos).
P.D. Debes de ser amiga de ese que sumerge libros...que miedo.