jueves, 21 de febrero de 2013

BANGKOK "LA NUIT"



¿Que te has equivocado de dirección? Das la vuelta. Vas contradirección. En moto, en coche. Lo que haga falta. Las normas de Bangkok son genuinas. Y nadie pita. El ruido es otro.
También son otras las medidas. Y si no, atención al cartel de la chica que conocimos en lo alto del puente:


Antes de irnos a cenar al barrio bohemio de la ciudad, foto de barra callejera. Advertir el detalle de televisor arriba, al final de la barra.


 
Llegada en taxi a calles oscuras y desiertas: ¿Dónde estamos? ¿Tú crees que el taxista nos ha entendido? ¿Tú crees que lo hemos entendido nosotras a él?
Vamos a preguntar.
A la derecha, a la izquierda, pasa el puente, cruza el canal, a la izquierda, a la derecha, sube la calle, baja y por ahí. 
Y sí, oye. Va y sí.




Mundo masaje: por ejemplo, el tradicional Thai. Te tiran al suelo, se te suben encima, te doblan en tres o en cuantro; o en más. Te creen flexible: pasas a serlo. ¿Tengo el brazo en la espalda, el pie en el cuello?

Masajes en la calle, también. Por la noche. ¿Repetimos? ¡Venga! Ahí todos juntos. La colectividad turista levitando y/o durmiendo al ritmo de las manos tailandesas. Bocas abiertas, ojos en blanco, ronquidos; impresionante.

Luego el paseo:


El disfraz:


Y el mantel de la cena, claro:


2 comentarios:

NáN dijo...

Me he visto todos los Bangkoks. Qué flipe. Y yo que adoro Roma por el caotismo... Si voy a Bang lo mismo me quedo para siempre. ¡Ah, no! Olvidé mi promesa de no comer jamás lo que se sirva ya cortadito.

Felices 4.000 meses próximos.

Y besos

dintel dijo...

Viajar, qué placer y en tu caso, doble.