sábado, 30 de junio de 2012

ESPAÑA/ITALIA-FÚTBOL


El del fútbol se ha convertido, hoy por hoy y desde hace tiempo, en uno de los negocios más visibles y aparentemente menos sospechosos del planeta. A pocos se les ocurre recelar del capital que mueve del justo modo en que se recela del que mueven las farmacéuticas, la industria de las armas, el trapicheo de las drogas o la prostitución. 
Ahora sumamos un elemento más al nunca suficientemente denostado negocio (y ojo, que me refiero al negocio, no al deporte, que es o debería ser otra cuestión) del fútbol: la celebración de los partidos sirve para que los políticos justifiquen, por ejemplo, el abandono de una actitud crítica hacia un gobierno aduciendo la importancia de un evento de carácter nacional en tierras extranjeras, fueren estas cuales fueren. Imaginemos la fuerza que ha cobrado en nuestra sociedad, entonces, para que las autoridades se sientan a salvo al decir, por ejemplo, que para asistir a un partidillo de fútbol en que juegan los suyos contra otros, no importa que deban renunciar a decisiones éticas o compromisos morales. El fútbol es más importante, oye.
Mañana juegan España e Italia contra el fútbol: un partido innecesario. Ya se sabe que va a ganar el fútbol, es decir uno de los negocios más visibles del planeta.

8 comentarios:

Verba volant, scripta manent dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Flavia. Al leer tu publicación me viene a la mente la locución latina “Panem et circenses”, la distracción y el pan permitían a los emperadores romanos distraer al pueblo y evitar así posibles revoluciones. Ante la crisis, futbol e ir tirando.

Araceli Esteves dijo...

Pues sí, Flavia, libro-fútbol, gana fútbol, sexo-fútbol, gana fútbol, crisis-fútbol, gana fútbol.
El héroe nacional es un futbolista, alguien al que se le da de maravilla darle patadas a una pelota y ganar sueldos estratosféricos. Los futbolistas suelen ser personas sin opinión, sin ideologías. ¿Como no van a interesar al sistema? En días como hoy es cuando más extraterrestre me siento. JAU!!

Flavia Company dijo...

Verba Volant:
Bien visto y bien citado, :-)

Araceli:
Ya te digo... Jau, jau, jau, compañera. :-)

Nacho Lopez dijo...

RECORTE (según el diccionario del fútbol español): Regate en el que se obliga al balón a sufrir un cambio de trayectoria brusco manteniendo el control del mismo. Se recomienda para hacerlo más efectivo la distracción (con el desmarque de un compañero por ejemplo) de aquel que sufre el recorte.
RECORTE (según el diccionario real español): Acción y resultado de recortar. Se recomienda para hacerlo más efectivo la distracción (con la obtención de una Eurocopa por ejemplo) de aquel que sufre el recorte.
Amo el fútbol, lo fui apre(he)ndiendo a medida que empezaba a caminar... Pero claro, lo que yo iba aprendiendo a amar era esa deporte tan lindo, no esto.

Montserrat Sala dijo...

No se pas com he arribat a quí. M'ha cridat l'atenció l'enunciat i he pensat: vaig a llegir-lo. M'agradat una expresió que no havía sentit mai, i que és una gran veritat. Has dit: demà jugue el futbol contra el futbol. I penso que es el comentari mes adient que he llegit fins ara una gran veritat.
Et felicito pel post, i et demano permis per seguir visitant-he-.
Salutacions, ben cordials.

Flavia Company dijo...

Nacho López:
Los deportes son sin duda algo que se puede amar. Como bien dices, esto del fútbol ya es otra cosa.

Montserrat Sala:
Molt benvinguda i endavant. És un plaer rebre les teves visites. Seguim!

Francis Black dijo...

Hay dos cosas el fútbol y el mundo del fútbol, te pude gustar uno y no lo otro, también te puede pasar con la arquitectura el derecho la literatura el cine.... los mundo de las cosas son siempre bastante peores que las cosas en sí.

A mi el juego del fútbol me encanta el resto es de cárcel.

Flavia Company dijo...

Francis:
Estoy deportivamente de acuerdo, :-)