jueves, 23 de febrero de 2012

A VECES LA VIDA ES UN CUENTO DE HADAS

KONEMA. C/ Consell de Cent, 296, 08007 Barcelona, España
Estaría escribiendo una queja, pero tengo la suerte de poder escribir un agradecimiento. 
Hace aproximadamente diez días tuve un momento calimero y decidí comprarme algunas cosas innecesarias para darme un capricho. Así que, tarjeta de crédito en mano y conciencia en el rincón más recóndito, me fui a la calle y me compré, por este orden, un bolso, un anorak, unos vaqueros y dos prendas de ropa interior. Menos esto último, lo demás me lo llevé todo puesto. 
El uso, que no el abuso, quiso que el bolso y el anorak fueran incompatibles, de modo que, por culpa de la sensibilidad de uno o de la agresividad del otro, la chaqueta, que no fue barata, quedó hecha unos zorros en breve. Cuando me di cuenta, me dio mucha pena. Y rabia. Tanto el bolso como la chaqueta eran de una marca que no se vanagloria de ser barata precisamente.
Cogí mis compras y, sin esperanza alguna, me fui a Konema, lugar donde había comprado el bolso, a comentarles lo que me había ocurrido. 
Y allí me encontré con un hada: Gloria. Me recibió con una sonrisa, empatizó con lo que me había ocurrido, se hizo cargo de mi desolación y me prometió que intentaría por todos los medios habidos y por haber, solucionar de la manera más satisfactoria el problema.
Y hoy me ha llamado y me ha dicho: lo conseguí, los fabricantes te dan la razón, todo en orden.
Y he ido a verla y hemos hecho nuestras devoluciones y demás asuntos de negocios y después hemos comentado lo bien que nos sentíamos por habernos entendido hablando. 
Me ha dicho, al despedirnos: "Me alegro de conocerte".
Yo también, Gloria, yo también me alegro de conocerte. Un placer haber tenido un problema, :-)
Volveré a Konema. Quienes tratan así a los clientes, merecen su fidelidad. 

2 comentarios:

Botavara dijo...

Esto es Gloria!

Flavia Company dijo...

Botavara:
Jajajaja, tal cual. :-)