martes, 13 de septiembre de 2011

ADIÓS A LA TIZA Y A LAS PIZARRAS


Al así llamado primer mundo (primero implica una competitividad que en este caso no puede considerarse tal pues los recursos y realidades de que se parte son distintas, pero en fin), al así llamado primer mundo llegan con fuerza decisiva las pizarras digitales. En las aulas se van a terminar las tizas y sus soportes tradicionales, las pizarras de siempre, para dar paso a pantallas interactivas a las que, según parece, los alumnos prestan mayor atención y, según parece también, facilita el trabajo de los docentes.
No voy a esgrimir el argumento nostálgico, los dedos manchados de tiza, las guerras de tiza, las gamberradas que se dibujan en el recreo, el placer de borrar lo escrito con el borrador, el ponerse en puntas de pie para escribir desde bien arriba, escribir por supuesto torcido... nada, el discurso nostálgico no es un argumento, sin duda.
Pero hay otro argumento, de carácter económico (y por lo tanto ideológico) que no nos pone en puntas de pie sino los pelos de punta. A ver, ¿qué necesidad real hay de adquirir modernas pantallitas digitales? Digo yo, ¿no sería mejor (más justo) esperar a que en el mundo entero, en todo el mundo, hubiera pizarras para que todos los niños pudieran estudiar y que todos los niños en efecto estudiaran? Hay otras muchas prioridades, relacionadas o no con la escolarización, pero sí con los niños y niñas cuyos derechos no respeta ni defiende nadie.
Alguien tiene que acordarse de que la sostenibilidad tiene que ver también con la equiparación de los recursos a que se tiene acceso.
En fin, que estoy escandalizada. Aparte de nostálgica, pero ya he dicho que sé muy bien que la nostalgia no sirve como argumento. 

4 comentarios:

Francis Black dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Botavara dijo...

Hay personas que ni siquiera saben leer y escribir y "el primer mundo" sigue como si nada. ¿Les enviarán también a ellxs unas pantallitas?
Algo más por lo que estar indignada... suma y sigue.
Ah! el argumento lo de la nostalgia también me convence, jeje.

NáN dijo...

Estoy dispuesto a dejar la nostalgia para los que escribís y los que leemos.

Para esas conversaciones en las que te miras; incluso, mejor todavía, en las que miras el paisaje (tan humano por no ser de creación humana) y hablamos los dos, o los tres, sin mirarnos.

Estoy dispuesto a dejarla para mí cuando estoy solo y turbio (por vivir en la línea que separa los vivos de los fantasmas).

De acuerdo, para esto olvidemos la nostalgia.

Pero no estoy dispuesto a aceptar que la diferencia entre el mundo alfa y el mundo omega se amplíe sin cesar.

Tampoco lo estoy a permitir que en el primer mundo prime lo innecesario (los negocios de los aparatitos para las grandes corporaciones, con las supuestas "comisiones") sobre lo real: las personas, alumnos y profesores.

Por eso me escandalizo, me indigno y me enrabieto.

Anónimo dijo...

soy maestrillo de primaria. el problema, a parte de tener nostalgia es cuando se va la luz 8en muchos coles) cuando se bloquea debido a la mala calidad de las mismas....a la falta de personal que arregle los sistemas informaticos.....

Yo estoy en desacuerdo. con un simple cañon y wifi es exactamente lo mismo, mas util!!!!!!!!!

ademas te aseguro que los niños estan encantados de borrar y escribir y volver a borrar!!!!!! jejejjee!!!!!!!

Asi vamos.....

ruben (sevilla)