domingo, 7 de junio de 2009

LA VERGÜENZA DE LAS ELECCIONES EUROPEAS 2009

No se han confirmado todavía los resultados, pero parece que la derecha tiene las de ganar. Y ese es el resultado de la abstención, el resultado del "me da lo mismo quién gane", el resultado de "yo soy europeo, hombre, blanco, heterosexual, burgués, católico o protestante; yo soy el que va a ganar llegue quien llegue a pensar y a administrar la vieja Europa". Qué vergüenza la de quienes, sabiendo todo esto, se han quedado en casa o se han ido a la playa o han pensado que el derecho al voto es algo intrascendente. Un fantasma recorre Europa, y ese fantasma lo estamos construyendo entre todos, entre todas los que podríamos haber dicho que no estamos de acuerdo con la forma en que las derechas administran la justicia, la igualdad, la libertad, las minorías, la inmigración y tantos otros temas.

Cuando los nazis vinieron a por los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a buscar a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío.
Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.

Martin Niemoeller, 1939.

25 comentarios:

carmen dijo...

Totalmente de acuerdo.
¡vergonzoso!.
La abstención es el peor fantasma.
Como bien dices ,que vergüenza los que sabiendo que al no votar están dando su voto a quien ,en mi opinión ,no esta ni por asomo capacitado para representarnos.
Y eso que España ,de momento, está por encima de la media europea en participación.
Esto tiene mal remedio por desgracia.
Saludicos

NáN dijo...

Me concedo hoy para estar decepcionado de los ¿míos?

Vivimos en tiempos de "respeta mi opinión". Sin necesidad de ganarse el respeto.

Demasiadas discusiones estas ds semanas con gente de "izquierdas" demasiado puros para votar. Gentes tan puras que no dedican ni un minuto a la semana a luchar para cambiar las cosas.

En cambio los que sí hacemos lo que podemos, los que votar un día es una obligación para ese día, mañana seguiremos trabajando por mejorar (por ejemplo, en mi grupo me pasan por la izquierda todos y, por lo que sé, además de todo lo que hacen ni uno solo ha dejado de votar).

Lo he comprendido: los "puros" son unos zánganos que de lo único que pueden "presumir" es de lo de izquierdas que son que no pueden votar a lo que hay. Y se acabó su trabajo político hasta las próximas elecciones.

Saldrán leyes duras de Europa, más duras que con los laboristas-socialistas. Y las pagaremos todos.

Y aquí, a ese paso, iremos buscando nuestro Berlusconi.

Hoy es el día de la decepción (me repito). Pero como digo siempre, la tristeza es contrarrevolucionaria. Vergonzoso. Y mañana a trabajar.

Flavia Company dijo...

Carmen, Nán:
Sin comentarios. Y sí, hay que seguir trabajando. El duelo, como mucho, puede durar el día de hoy. Gracias por vuestra cercanía.

Què t'anava a dir dijo...

Hola!

Ara em tiraré pedres contra la meva teulada, però els que no ens trobem representats per ningú... què representa que hem de fer? Ja he votat en blanc vàries vegades.

Flavia Company dijo...

Què t'anava a dir:
Yo creo que la gente que piensa, reflexiona y empatiza, hoy por hoy no se siente representada por nadie. Pero eso es una cosa y otra es otra. El extremo vergonzoso del no pensamiento de la derecha europea es suficiente acicate como para votarles en contra, es decir no abstenerse y no votar en blanco. Eso, en mi opinión, claro. Pero como soy empática, me esfuerzo por entender el resto de las posturas. Ahora bien... ese catolicismo a ultranza, ese "es peor el aborto que la pederastia"... qué quieres que teb diga... No me deja lugar a dudas ni a tibiezas ni a confusiones.

baldufa c'est moi dijo...

Acabo de copiar el poema de Niemoeller y se lo he mandado a mis compañeros de trabajo que hoy estaban que se salian por los resultados de las elecciones. La mayoria no fué a votar....tendrias que ver sus caras..."muts i a la gabia..."

Flavia Company dijo...

baldufa:
Es lo que tiene: si no votas, no tienes derecho a la queja.

Què t'anava a dir dijo...

Un debat molt interessant!

Sobre el tema "es peor el aborto que la pederastia" voldria dir una cosa: jo no he abusat mai de cap nen, i en canvi potser algun dia em veig en el desgraciat tràngol d'haver d'avortar. Ho dic perquè pels mitjans es demonitza el capellà aquell que diu que és pitjor avortar que abusar de nens. Jo no entro en si hi estic d'acord o no, però en qualsevol cas és la seva opinió, tan respectable com la resta. Darrerament sembla que qualsevol opinió que vingui d'un capellà és execrable per definició. Jo no els defenso, de fet no sóc ni catòlica i m'importen un pito tots els capellans plegats, però em pregunto si la llibertat d'opinió és igual per tothom en segons quins mitjans.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Flavia,

No sé si tiene cabida o no en este contexto, pero hay un principio jurídico romano que dice:

"In dubiis, abstine"
(En la duda, abstente)

Y que quede contancia de que comparto mi desilusión por tanta abstención, principalmente la de los "autollamados progres jóvenes" que quisieron votar, pero no se levantaron de la cama para ir a votar tras una noche de juerga.

Un beso,

Antonio

NáN dijo...

Flavia, como persona que escribe (no me puedo llamar escritor) siento empatía e interés por todos los seres, pero no siempre estoy de acuerdo con ellos. Aunque por conductas como el absentismo no voy a perderme ningún amigo: solo será una actitud que me reviente. (Y yo debos tener algunas que a ellos les pongan los pelos de punta).

Querido Antonio, en las cosas importantes, en caso de duda, investiga, infórmate, decide y comprométete.

Repito mi teoría de que los puros que se abstienen, en general no hacen nada, salvo poner a buen resguardo su pureza.

Gracias a eso, el que ha ganado las elecciones en España es alguien que justificó la pederastia, al ponerla por debajo de lo "realmente grave", que es el aborto. Pero además, una pederastia sádica y abusona. También es el que hace un año dijo que "El Franquismo lo viví como un periodo de absoluta placidez".

Que haya ganado él, nos retrata a todos.

Existe hoy una tendencia a pensar que todos son iguales, a que en los problemas de parejas los dos tienen parte de la culpa. ¡Pues no! Estamos viendo lo frecuente que es que los hombres ningunéen, maltraten físicamente, a veces con resultado de muerte, a las mujeres. ¿Quién se atreve a decir "son cosas de ellos"? Por suerte, en esto las cosas han cambiado en cuanto a percepción, pero si nos vamos a los primeros pasos del abusón, antes de "la primera hostia", aunque lo veas más claro del agua la gente todavía te dice "son cosas de pareja".

Y volviendo a mi tesis, el Psoe me tiene realmente cabreado en varias cosas (medioambiente, por ejemplo, desde que quitaron a Narbona preveyendo que la crisis iba a necesitar a alguien más favorable a la empresa), aunque otras me han gustado. En mi grupo se les da caña marinera. Pero en estos casos en que puede ganar el PP, ¡este PP! nacional-católico, corrupto y amigo de los más poderosos, todos hemos votado: ni un regalo a esa derecha (había 3 opciones, como mínimo).

Claro que, siguiendo con mi tesis, en ese grupo todos dedicamos varias horas a la semana a la lucha. Quizá ahí esté la diferencia: combatior lo injusto no solo nos hace valorar las cosas, sino que además nos retroalimenta, nos pone en contacto con todo lo que hay (ese es el premio).

Y en esas condiciones, no nos importa votar tapándonos la nariz, para al día siguiente no tener que taparnos los ojos y los oídos.

Laura dijo...

Bon dia,

m'ha agradat molt el punt de vista d'en Nan, en especial "en las cosas importantes, en caso de duda, investiga, infórmate, decide y comprométete.", doncs és la clau de tot desenvolupament personal per tal de tenir una capacitat de reflexió i decisió adequada i, evidentment, les idees més clares; per altra banda, "no nos importa votar tapándonos la nariz, para al día siguiente no tener que taparnos los ojos y los oídos.", ja que és entès que els canvis s'esdevenen gràcies al moviment, és a dir, a la intervenció i el compromís.
En una societat on mengem tots/-es, encara que en ocasions no es mostri un menú de gustos compartits, per tal de poder realitzar crítiques, per tal de poder demanar que la pròpia confecció gastronòmica sigui considerada i degustada, crec que en primera instància, s'ha hagut d'haver tastat el que s'hi presentava.
S'ha d'intervindre si es vol ser escoltat/-da.


Salutacions

Flavia Company dijo...

Antonio:
Querido amigo, lo que comenta Nán puede ser la piedra de toque de este asunto.

Nán:
Sería reiterativo comentar cada uno de los puntos que tocas. Los suscribo tal cual los expones.
Solo discrepo en un asunto: por supuesto que eres y hay que llamarte escritor.

Laura:
En efecto, las apreciaciones de Nán dejan al descubierto posiciones que tienen que ver sobre todo con la comodidad, la despreocupación o, peor aún, con "esto no va conmigo".

Mario dijo...

Flavia:

Me paso a menudo por tu blog porque me gusta la buena literatura y por aquí, sin duda, hay mucha. Sobre todo cuentos. Creo, aunque ya no estoy seguro, que lo conocí a través de El Síndrome. En cualquier caso, disfruto con la gran mayoría de tus entradas.

Sin embargo, me he sentido muy incómodo al leer esta entrada, la verdad. Tú tienes unas ideas políticas muy legítimas. Y yo tengo otras. Soy de derechas, sí. Soy católico y militante de Alternativa Española, partido que ha triplicado sus votos en estas Europeas. Soy conservador porque creo en las personas más que en los Estados, porque creo en los valores más que en las imposiciones, porque creo en las patrias más que en las ideologías. Creo que es legítimo, al igual que es legítimo que tú no seas conservadora. Pero no me parece bien el odio que destilan tus palabras. Odio al diferente, a quien tildas de fantasma; odio a quien es "europeo, hombre, blanco, heterosexual, burgués, católico o protestante", a quien comparas, nada menos, que con los nazis. Me he sentido dolido. No me gusta la izquierda, pero, exceptuando casos totalitarios, que los hay, no creo que sea un fantasma que hay que exterminar.

La gente de derechas también tiene corazón. Los votantes de AES (pues al PP no lo considero de derechas) también podemos emocionarnos con un cuento de Carver o disfrutar con tus postales vienesas que son como los bombones vieneses de Strauss. Por eso te ruego que sigas hablando de política, pero sin insultar al diferente. Nos sentiremos todos muchos más cómodos.

Un abrazo,
Mario

Flavia Company dijo...

Mario:
Agradezco mucho tu entrada y respeto tus ideas. Faltaría más. Lee bien mi entrada en el blog, por favor. A quienes reprocho, si acaso, su conducta es a los votantes de izquierda que se han quedado en casa. Y no creo que decir "blanco, heterosexual, etc" sea ninguna clase de insulto. En absoluto.

NáN dijo...

Flavia, gracias por

el náuGrafo dijo...

Bravo por este post. Has puesto palabras a la misma indignación que he sentido estos días.

Flavia Company dijo...

el naúgrafo:
gracias a ti, por dejarlo dicho.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Botavara dijo...

¿Votamos sin memoria?

Joana dijo...

AES es un partido que, entre otras cosas, defiende el derecho a expresar libremente que la homosexualidad es una enfermedad mental. Podéis constatarlo en su web.
¿Deberíamos, en consecuencia, defender el derecho a expresar libremente que ser de derechas, o católico, o diferente es también una tara?
Resulta curioso que la libre expresión duela sólo cuando se recibe, y no cuando se expresa.

Flavia Company dijo...

Joana:
Implacable argumento. Contundente e irrebatible. Gracias por la información.
Justamente ahí radica la diferencia entre derechas e izquierdas, me parece a mí: las izquierdas no son impositivas, y las derechas sí. Las derechas quieren que todo el mundo viva según UNA norma y las izquierdas abrazan con respeto a las minorías diferentes y, con ello, defienden la pluralidad. Modos de ver el mundo, sin duda. Y está clar que hay que analizar, valorar y elegir.

s(alvaje) dijo...

me da igual lo que hacen mis vecinos en su casa o en la calle -siempre que su comportamiento no coarte mi libertad o la de cualquiert otra persona-. entiendo q a los demás debería darles igual lo que yo hago en mi casa o cuando me voy a pasar el día a la playa -siempre q no atente o falte el respeto a ningún otro ser humano-. pero el caso es q no es así. el caso es q hay quien se cree con el derecho de insultarme por la calle por no pertenecer a su club. el caso es q hay gente que cree tener derecho a juzgar con quien comparto el sofá o las risas.
se trata de gente q cree q las mayorías tienen más valor q las minorías, y no sólo eso, sino q además -y esto me alucina-se sienten amenazados por ellas. igual si viviéramos en un mundo dividido en pequeñas islas de diestros o zurdos, heterosexules o homosexuales, negros o blancos, ricos o pobres, no tendría q salir a la calle temiendo q algún rambo con ganas de salvar el mundo me parta la cara sin haber mediado palabra por el color de mi piel, por la ropa q llevo o porque le doy un beso a alguien q no le gusta.
y no sé si eso es ser de derechas, de izquierdas o centrocampista...pero en todo caso si lo averiguo no dudaré ni un segundo en ponerme al lado del q no agrede, del q respeta y del q no se mete en vidas ajenas porque vive la suya plenamente

Clara dijo...

Moltes vegades s'atribueix aquesta poesia erròniament a Bertolt Brecht, avui he descobert que no és seva!

Lorena dijo...

Les recuerdo que ETA se considera de Izquierda. Y si a "esos" no les llamamos impositivos, ya me dirás...
Y que quede claro que no comparto nada, pero absolutamente nada del pensamiento de derechas. Pero creo que no es bueno defender banderas de una forma tan generalizada. No sé me parece. Y de todas formas, existe la izquierda todavía???

Flavia Company dijo...

Lorena:
Existe la ideología de izquierdas, creo, todavía. Tal vez no la práctica. Pero es importante que se conserve el model utópico del pensamiento de izquierdas para no olvidar hacia dónde deberíamos caminar, si pudiésemos. Un pensamiento que incluya la libertad, la igualdad, la justicia, el respeto por todos y cada uno... esas "pequeñas" diferencias que marcan la distancia entre los dos grandes bloques de pensamiento de nuestro mundo. Sobre quién se llama de izquierdas o no... uno puede llamarse lo que quiera y que la palabra con que se designa no corresponda a la realidad, ¿no crees?