lunes, 13 de abril de 2009

GRAN TORINO Y UNA ENTREVISTA

**********************************
La entrevista a la que me refiero es la que me hizo Sofía Basalo en la radio y que ahora he encontrado transcrita en esta página:
Fue una conversación muy agradable y agradezco a Sofía Basalo su interés y el modo en que la planteó y la condujo.
***********************************
Pero lo que quería contaros es que he ido a ver Gran Torino y que me ha decepcionado. Resulta previsible hasta decir basta y además, por si esto fuera poco, el mejor insulto que han encontrado para el personaje más entrañable -excesivamente entrañable, claro, y algo pasteloso- es "pussy", traducido por "marica".
Previsible, pues, y sensiblera; los buenos son tan buenos y los malos tan malos. Y Clint hace lo de siempre, añadiéndole un gruñido estilo perro. Espantosa. De un buenismo aplastante. De un conservadurismo con pretensiones de progresismo terribles. Puaj puaj. Dirigida directamente a la parte más blanda del corazón.

30 comentarios:

Francis Black dijo...

A mi no me gusto mucho esa peli. Existe la mania de cerrar las películas y eso es un fallo para mi gusto, si yo fuera director no les daria un final, creo que pierden mucho . Hay que explicar una historia y una vez explicada el espectador hacer sus lecturas y la historia crece en cada espectador , pero cuando las cierran tanto lo que ofreces es moralina y da igual si es progresista o conservadora para mi no es creible es cine ficción tranposo es como si te llevan a pasear por un parque tematico.

No cerrar no quiere decir hacer una pelicula incomprensible a posta eso es otra forma de trampa que me da mucha grima, lo de hacer sentir al espectador que no esta al nivel y que el director es mucho mas inteligente.

Flavia Company dijo...

Francis:
No sé si el problema está en darle un final. Sí, en cualquier caso, en el final que se le da. Como muy bien dices, la moralina en este caso echa p'atrás. Finales abiertos o cerrados: dependen de lo que pida la historia; es ella la que manda, en realidad, como pasa con una novela. Pero esta Gran Torino es simplemente pretenciosa, no está a la altura de ese final. (Y para hablar de finales malos y películas tediosas, véase "El curioso caso de Benjamin Button").

Luis Antonio dijo...

Fui con recelo a verla, pero me gustó más de lo previsto. Siento discrepar de tu demoledora crítica, Flavia

La figura de la película es la del héroe solitario en fase crepuscular que se ha convertido en la esencia estética e ideológica del discurso creativo de Eastwood.

En este conflicto entre nuevos y viejos valores radica la grandeza del film, y la figura más magnética, más compleja, más polisémica es la del propio Eastwood. Una imagen que resume la épica de otros tiempos y que personifica la lucha por la propia integridad. Una imagen, sin embargo, que todavía no sabe cómo encajar en estos tiempos sin integridad ni épica ni valores...

El final me gusta y me disgusta, al mismo tiempo, es como si Eastwood se asustase de su propia imagen, de su propio mito, y decide cerrar la trama con un forzado discursismo aleccionador que se contradice con el espíritu general de la película

Francis Black dijo...

Podemos contar la peli ? es lo malo de los blogs , romperle la película a alguien , lo digo porque hay bastante debate.

Flavia Company dijo...

Luis Antonio:
Sin duda no hay una sola forma de ver -o de mirar, o de entender- esa película. Y aunque pueda parecer contradictorio, no estoy en desacuerdo contigo. Es verdad, el tema de la película es el que cuentas y su intención la que comentas. Creo que sí. Lo que ocurre es que a mí ese "héore" me resulta trasnochado, anclado en una serie de valores que no me convencen, propios de otros tiempos, que tampoco me convencen. No me parece que el héroe de Eastwood defienda ante todo la propia integridad. Ese hombre ante todo duro, incapaz de mostrar afecto, de acercarse a los suyos, de preguntarse qué pasó con sus hijos, por ejemplo... Polémico asunto, este que estamos tratando, ¿no? Me encanta que así sea.

Francis:
Creo que sí, que podemos contarla. ¿Qué dices tú, Luis Antonio?

Luis Antonio dijo...

Ningún problema y si, además de contarla, aporta comentarios, mejor.
Un cordial saludo

NáN dijo...

Cierto que el héroe está trasnochado. (Hablar de "héroe" ya indica de qué va). Yo lo calificaría de "tozudo". Y me parece "casi" conservadora; pero también me parece un testamento vital: la última película de alguien que piensa así; pero al mismo tiempo es capaz de dar una pirueta y "entender" a los otros. En ese sentido "no" es conservadora.

El punto de inflexión me parece que está en un diálogo que creo genial: le empiezan a llevar comida y él dice que ya tiene mucha, pero abre el papel de aluminio de una fuente y dice: "¿Empanadillas de pollo?, mucho mejor que la cecina". Y ya ha cambiado de cultura.

También me gusta que ese odio al oriental esté basado en una culpa que sentía dentro por lo que ya sabéis los que la habéis visto.

Pero en realidad, me gusta porque es una historia muy bien contada. Me encanta el realismo americano desde que lo inventó a lo bestia Thomas Wolfe (el de "El ángel que nos mira"): ¡incluso aunque no me guste lo que cuentan! Y aunque no sería mi forma de escribir.

Después de decir tantas cosas buenas, me confesaré: una noche vimos "The Visitor" y al día siguiente "El gran Torino". Nos gustaron las dos (a L y a mí), pero reconocimos que el cine que nos llega es el de "The Visitor".

Somos tan contradictorios.

Botavara dijo...

Yo creo que hay algo de miedo a lo desconocido que también estaba en "Million Dollar Baby" y de ruptura con los esquemas preestablecidos. El espejo del protagonista es aquello que le causa temor y rechazo. Algo que sólo "se supera" viviendo.
Es cierto que es algo tradicional la manera en que explica la historia, como en todas sus películas... pero también creo que es el lenguaje que entienden aquellos que encarnan ese personaje en la cotidianidad.

Flavia Company dijo...

Nán, Botavara:
De acuerdo, de acuerdo. La película tiene bondades. Solo el modo en que se presenta el personaje de Clint vale un montón. Y su relación con el sacerdote. Y la vieja vecina que lo odia... pero sigue pareciéndome una película maniqueísta. Y el maniqueísmo lo soporto mal en la vida, pero en el arte no lo aguanto en absoluto. Me empecino, ya veis. Soy casi tan tozuda como Clint.

NáN dijo...

Vale, te llevaré empanadillas de pollo.

Y no digo que no tengas razón, ¿eh? ¡es maniqueísta!

Pero me gustan las historias bien contadas incluso aunque no me interese demasiado lo que cuentan.

Por cierto, ¿Viste "The visitor"?

Botavara dijo...

Flavia, coincido contigo en la sensación de que es demasiado pretenciosa... Para mi lo más complicado de soportar es la moralina, aunque no veo la diferencia entre la vida y el arte.

Flavia Company dijo...

Nán:
No la vi; la veré y te cuento. ¿Empanadillas de qué? Mmmm, me gustan. Gracias, jejeje.

Botavara:
En la vida de cada día, de la calle, del "ir tirando", el maniqueísmo (o manipulación) es a veces el recurso de los más débiles, de los que no saben hacerlo mejor -injusto, indeseable, pero supervivencia pura-. En el arte -como en la política- parece más cercana a la demagogia y la deshonestidad.

Botavara dijo...

Entiendo la diferencia pero creo que sólo es tal por el poder que implica una mayor difusión.

Flavia Company dijo...

Botavara:
Puede ser, sí, como tú dices. En el fondo es probable que sea así y que todos los manipuladores sean igual de nefastos.

Francis Black dijo...

Hola para mi Eastwood narra bien , pero en esta ocasión el final de la pelicula es un rizar el rizo que no me gusto nada , a parte de ser poco creible . Esa forma de pasarle el testigo de la Justicia al Estado y asi enterrar el personaje de Harry me parecio poetica barata , si se llega a quedar en el barrio con la familia japonesa haciendo una vida normal con sus pros y sus contras creo que la pelicula tendria algo mas de real, resignación seria el termino , esa mania de ganar siempre es lo que no me gusto.

Flavia Company dijo...

Francis:
Planteas un buen final, en efecto. Sería mucho menos comercial y más interesante. A mí me faltó, por ejemplo, que sus hijos lo vieran relacionarse con los "otros". Y desde luego, si hablamos de final, ese Gran Torino debería acabar de otra manera y no en manos de quien desde el principio se prevé... pura moralina...

Botavara dijo...

El Gran Torino debía ser para Sue y su abuela...habrían estado geniales con él!!

Flavia Company dijo...

Botavara:
Eso sería justicia poética, sí señora. Genial idea, jajajaja.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Vamos a ver. Me fumo un cigarrillo, me siento, me relajo, respiro hondo……., y comento. A mí la película me encantó y no es que entienda de cine. El final (para situarme en mi terreno) es como si apareciese un “deus ex machina”, como en Eurípides, que lo resuelve todo. Ya no queda ningún conflicto pendiente después de ese final. Todos los cabos están atados: los malos a la cárcel, los buenos, en libertad, el que tenía que morirse de forma fatal, no espera a que le llegue la muerte, sino que aprovecha para ir a buscarla, al tiempo que así resuelve unas cuantas cosas.

A mí no es el final que me hubiera gustado, pero creo que éste es más racional. A mí me hubiera gustado que todo se hubiese resuelto de forma legal, sin la muerte de nadie.

A propósito de la forma como trata al pequeño (no a su hermana) y los adjetivos que le aplica: es que en el mundo real es así. Yo, frecuentando bares “hombrunos” e Institutos de Secundaria, he visto cómo los hombres duros se saludan cordialmente con ese tipo de calificativos que no voy a repetir aquí. Es el ambiente que hay en los bajos fondos. Es lo real.

No sé si será porque casi nos llamamos casi igual, pero en lo esencial coincido con Luis Antonio.

Además, “el cine es cine……..y…. los sueños……. Sueños…… son”
(Luis Eduardo Aute).

Amiga Flavia, te envío un beso desde la discrepancia, porque la discrepancia también es amistad.

Antonio

Luis Antonio dijo...

A Antonio Martín:

Yo también coincido contigo. Ya me gustaría que películas de este nivel, con todos sus "peros", abundase más...

Un cordial saludo par todos

baldufa c'est moi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
baldufa c'est moi dijo...

Como pasa a menudo las criticas son buenas pero el publico insatisfecho. Me pregunto que pintan los criticos...Aunque en gustos...

www.elperiodico.com/entresabanas dijo...

Flavia, yo estoy de acuerdo contigo. A mí también me pareció previsible. Magníficamente rodada, sí, pero algo tópica al abordar la relación entre Eastwood y los vecinos. Y me sobró el almíbar final. Además, cometí la torpeza de ir a ver la versión doblada... ¡Dios mío, todos los pandilleros parecen idiotas!

Tomás dijo...

La sensación de estar frente a una actualización de Harry el Sucio era preocupante, así como cierta pedagogía empalagosa que se respira en el trailer. Quizás el amigo Clint busque financiación para otros proyectos....

Tomás

Francis Black dijo...

Company

Tienes horario de firma en San Jordi ?

Flavia Company dijo...

Antonio:
Sin la discrepancia la amistad no se demostraría tal. Es un placer conocer tu opinión, que respeto siempre, como sabes.

Luis Antonio:
Algo bueno tiene la peli, sin duda, para que la valoréis así. ¿Tendré que volver a verla?

Baldufa:
Exacto, sobre gustos... Y ahí está el lío.

Entresabanas:
Me alegra mucho saber que lo ves así. Tu criterio es todo un criterio.

Tomas:
Ojalá. Nuevos proyectos que iremos a ver y espero que a disfrutar.

Francis:
Tengo, tengo: de 12 a 13 en La Central de Mallorca (Rambla Catalunya). De 13:30 a 14:30 en Pròleg (Pça. Sant Jaume). De 17 a 18 en Alibri (Rbla. Catalunya-Diputació). de 18 a 19 infantil, en El petit príncep (Rbla. Catalunya-Consell). Y de 19 a 20 en FNAC de L'illa.
A ver si os pasáis por alguno de los puestecillos a verme!!!

manuespada dijo...

Totalmente de acuerdo. Me pareció una película totalmente estereotipada, el personaje de Clint estaba lleno de tópicos sobre el típico gruñón, hasta tal punto, que parecía una caricatura absurda.

Flavia Company dijo...

manuespada:
exacto, sí, eso es, la caricatura, bastante inverosímil por sí misma...

el náuGrafo dijo...

Llego tarde al debate..., sorry. Yo fui a verla completamente a-critico y sin prejuicios, y me gustó. Pasé por alto ciertas 'grosuras' y me emocioné con las emociones. A veces el cine no es más que eso, un método para provocar cierta catarsis en el espectador; no un certero ni ambicioso documento sobre la realidad social de los pueblos, ¿no? ; )

saludos,

Flavia Company dijo...

el naúGrafo:
Claro, claro, si es que todo depende del día que tenga una cuando se pone ante la gran pantalla. Es una película entretenida, sin duda. Lo que ocurre es que yo esperaba más. Pura ingenuidad, si quieres. Pero tiene cosas buenas, claro que sí.