miércoles, 26 de septiembre de 2007

BERLÍN


Berlín es como para quedarse. Al menos un tiempo. Parece, según cómo, un decorado cinematográfico, un lugar de mentira que pudo ser verdad. Me encanta esa ciudad.

Aunque en primer plano aparezca una oreja, creo además que se trata de la de Robert Juan Cantavella, lo que importa, y que Robert me perdone, es la escena del fondo, esos personajes con luz tenue, fumando, quietos casi como lo habrían estado en un cuadro de dichas dimensiones en esa misma pared.

14 comentarios:

francis black dijo...

tengo una amiga que es de Berlin , nacio alli y vivio hasta los 28 cuando se caso con un amigo mio y ahora vive aqui en bcn , pero siempre que me nombran Berlin pienso en el disco de lou reed , para mi Berlin es el titulo de uno de mis discos preferidos más que la ciudad .

Supongo que has hablado del Gato perez ?

Por cierto tu escribes tanto en catalan como en castellano , no ? lo digo por el enlace que pusistes .

FLAVIA COMPANY dijo...

Francis: en efecto, escribo en castellano y en catalán, y depende del día, o quizás del tiempo o de recónditas motivaciones, un día me ponen en una lista, otro día en otra, alguna vez en todas y muchas veces en ninguna.

francis black dijo...

Ya en eso hay un tema de debate guay porque si haces novelas que rompen la estructura clasica escribes en varias lenguas y no balias al ritmo de ninguna editorial lo de salir en listas lo veo complicado , bueno en mi blog si que estabas en una listas con :

oriol tramvia , gato perez , covadlo , merce ibarz , vila-matas y algunos más .

FLAVIA COMPANY dijo...

En listas como la tuya sí me apetece estar. En esas otras, las oficiales, no tengo ningún interés. Las listas oficiales son etiquetas, y las etiquetas son reduccionistas, y el reduccionismo es uno de los desastres del mundo.

francis black dijo...

ya puestos dejo la lista entera que puse en mi blog .

Covadlo

Vila-matas

Lou Reed

Gato Perez

Berlanga

Marc Parrot

Flavia Company

Merce Ibarz

Oriol Tramvia

Kiko Veneno

Hitchock

Ford

Medem

Montse dijo...

Mi hermano estuvo en Barlin y le encantó, y mi marido también estuvo cuando la caída del muro, y también le gustó mucho, espero poder ir algun día.

laurópata dijo...

Mmmmmmmm Berlín... Una ciudad mágicam sí señora!
Oye la próxima vez mándame la foto y le hago unos retoques con el photoshop... ;)
Besos mil

NáN dijo...

La oreja, que pudo ser casualidad, pasa a ser esencial. Como en aquello cuadros dedicados a los cinco sentidos, significa que esta foto está dedicada al sonido. El sonido de la conversación que no se produce, el de la casi-quietud.

Seguid viajando a Berlín y contándonos lo esencial. (Desde aquí haremos el ruido necesario).

carmen moreno dijo...

Casi siempre, lo importante es la escena de atrás, la que queda en penumbras. Casi siempre...

FLAVIA COMPANY dijo...

Puede que sí, que lo interesante sea casi SIEMPRE lo que queda en la penumbra. Como el texto entre líneas. Como el gesto que acompaña a la palabra.
Y la oreja, dado que su dueño ha dado permiso para que sea exhibida, pasa a ser parte primordial de la imagen, porque está como si no estuviera, que es un modo de estar como en penumbras, delicadamente, apenas.

mikto kuai dijo...

Llevo pocos meses por esta ciudad pero la imagen (hermosa, y bien parece un cuadro como dices) me ha resultado muy familiar, esas velas (casi todos los bares tienen), esa luz tenue, esos colores oscuros, y lo acogedor que resultan porque huyen de lo excesivamente aséptico y nuevo hacia una decoración de muebles de segunda mano, lámparas de pared de luz escasa pero justa, música y volumen acorde a la situación y precios más que razonables. A veces hacen sentirte como en otro siglo. Sí, gran ciudad. Saludos.

FLAVIA COMPANY dijo...

Mikto kuai:
Totalmente de acuerdo. Son lugares auténticos, porque no desean parecerse a ningún otro ni emular ambientes conocidos o de moda o, peor aún, de diseño. Y entonces se combinan elementos aparentemenete antitéticos para fraguar la verosimilitud de unos espacios que, insisto, parecen imposibles aun cuando una esté en ellos. Me recuerda a los bares de la literatura, solamente a esos bares en que la gente se perdía entre charlas y miradas y absentas preparadas con encomiable dedicación.

mikto kuai dijo...

Flavia, me ha encantado eso de que "parecen imposibles aun cuando una esté en ellos", porque el pasado viernes tuve esa misma sensación en uno de ellos! :-)

Y ya que comentas lo de la absenta, es curioso que desde que llegué aquí ¡he oído esa palabra multitud de veces!, ¿qué está pasando con la absenta en esta ciudad!, investigaré.

FLAVIA COMPANY dijo...

mikto kuai:
No sé qué está pasando con la absenta. Sí sé que uno de los lugares en que se bebía, el bar London, estaba amenazado de cierre... pero desconozco el desenlace de esa triste historia.
Estos días estoy leyendo "El vuelo de Ícaro", de Raymond Queneau, y allí la absenta circula más que el dinero, desde luego.