miércoles, 4 de julio de 2007

LA MAKABRA


Da no sé qué pasar por delante del ahora desierto solar en que hace no tanto tiempo se encontraba La Makabra. Las malas hierbas crecen a destajo -a una la asalta la esperanza, siempre renovada, de que tarde o temprano la naturaleza va a alcanzar su cometido: ser por encima del cemento- y ya nadie ronda el barrio, o al menos nadie con pinta de estarse haciendo algunas preguntas sobre el sistema.

Una vez más se constata que aquello que no resulta lucrativo, lo que no puede defenderse desde el punto de vista de la rentabilidad económica, tiene los días contados.

La Makabra no era una casa okupa: era un centro creativo okupado. Es distinto. Era distinto. Ya no es. En la foto, todo lo que queda de su historia.

Os dejo unos fragmentos de cómo se recogió la noticia en la prensa escrita:


"Profesionales del mundo del circo han criticado hoy el desalojo de las naves 'La Makabra', donde un centenar de jóvenes okupas habían instalado un centro de artes escénicas en el que practicar y aprender gratuitamente teatro, danza, música y circo.
El gerente de la Asociación de Profesionales del Circo de Cataluña (APCC), Ricard Penedés, se ha desplazado a la confluencia de las calles Tánger y Alava, donde está la antigua fábrica desalojada, y ha mostrado su 'desacuerdo' con el desalojo.
Desde hacía varios años los okupas habían montado en el interior del recinto una gran pista de circo, un gimnasio, dos pistas de 'skate' para patinar y hacer acrobacias, un plató de televisión, un escenario teatral y otros talleres de danza, capoeira y otras artes escénicas que atraía a jóvenes artistas callejeros de muchos países. 'Faltan espacios de creación en Barcelona, por eso hemos pedido un poco más de sensibilidad, aquí no había ningún conflicto con los vecinos, sino que era un lugar al que venían pequeñas compañías a ensayar los espectáculos que luego veíamos por la calle', ha explicado Penedés.
Según el gerente de APCC, 'el desalojo de 'La Makabra' es una equivocación, se tiene que buscar una solución porque desalojando no se soluciona el problema, sino que se traslada, se tendría que hablar entre las partes implicadas para crear espacios alternativos'.

2 comentarios:

Ripley dijo...

Una de las cosas que más he admirado siempre de la cultura catalana es el apoyo que da a todas las artes, cosa que en Bilbao siento y noto como deficitaria así que, ciertamente, es una equivocación que cierren sitios como este que, no solo, alimentan la vocación artistica sino que también fomentan otros valores. una pena

FLAVIA COMPANY dijo...

ya te digo, ripley, un desastre. pero como es bien sabido, las autoridades, que por algo se llaman así, desean tenerlo todo bajo control... y claro... una iniciativa como La Makabra se les escapa! pero hay que persistir y resistir!