martes, 19 de junio de 2007

OTRA VEZ EL BICING

Cuando éramos pequeños, nuestros padres nos obligaban a ir a la cama a una hora determinada, que siempre nos parecía extremadamente temprana.
Ahora son las autoridades las que ejercen la limitación horaria, y de un modo parecido a los padres cuando tienen hijos pequeños: ¿se puede saber quién ha tenido la idea de cerrar la captura de bicis -del bicing- a medianoche? De verdad: ni los teatros, ni los conciertos, ni los cines ni las cenas han terminado a esa hora. ¿Podríamos alargarlo hasta la una o una y media, por ejemplo?
Por cierto, ayer me quedé sin bici porque salí del Palau dos minutos después de las doce. Pero el bis de Misia con Adriana Calcanhoto bien valía volver a casa andando. La Calcanhoto merece un camino de Santiago entero para llegar a escucharla:



Y Misia... Misia es indescriptible: valieron tanto sus canciones como el sueño que nos contó, con su voz increíble, entre canción y canción. Sus palabras convocan un mundo entero:


Y es que son únicas, como el festival que las reúne en Barcelona.

No hay comentarios: